Problemas del comportamiento

Mi perro se come sus heces: causas y solución

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore. Actualizado: 12 marzo 2024
Mi perro se come sus heces: causas y solución

Algunas conductas de nuestros peludos pueden resultarnos extrañas o incluso repulsivas. Un buen ejemplo de ello es la coprofagia, que consiste en la ingesta de heces y que suele generar gran preocupación en los tutores, que inmediatamente tienden a preguntarse “¿por qué mi perro se come su caca?”. Si este es tu caso, nos alegra que hayas llegado a este artículo de TodoPerros, pues aquí te explicaremos cuándo la coprofagia en perros puede manifestarse como un síntoma de problemas de salud o de comportamiento, y cuál es la solución para que tu perro no se coma sus heces. ¡Allá vamos!

Índice
  1. ¿Es normal que un perro coma caca?
  2. Por qué mi perro se come su caca
  3. Qué pasa si un perro se come sus heces
  4. Solución para que mi perro no se coma sus heces
  5. Cómo limpiar la boca de mi perro si come caca

¿Es normal que un perro coma caca?

La coprofagia es un comportamiento natural en varias especies de cánidos, inclusive en los lobos y los perros. Así pues, hay casos en que un perro comerá sus propias heces o la de otros animales, y esto es completamente normal y aceptable. Por ejemplo, las mamás perrunas suelen comer las heces de sus cachorros o incluso las suyas para mantener limpio su ambiente. Entonces, si te preguntas si tu perra está bien después del parto porque la has visto comiendo caca, debes saber que esta es una conducta totalmente natural y esperada en esta etapa de su vida, por lo que no hay ninguna necesidad ni recomendación de inhibirla ni mucho menos reprenderla.

No obstante, hay otros casos en que la coprofagia en perros puede ser inducida por deficiencias en la dieta o en el estilo de vida del animal, así como por algunas patologías. La clave para saber cuándo es necesario tomar medidas para evitar que tu perro coma caca está en observar el contexto y la frecuencia con la que se produce dicha ingesta. Eso porque, generalmente, un perro adulto saludable solo practicaría la coprofagia eventualmente y no debería presentar ni signos de enfermedades ni síntomas de estrés, cuanto menos señales de desnutrición.

En el siguiente apartado, profundizamos en las principales causas de la coprofagia en perros para ayudarte a reconocer cuándo y cómo debes actuar para tratarla correctamente.

Por qué mi perro se come su caca

Como vimos, no hay una única razón por la que un perro se come sus heces y, para identificar la causa de este comportamiento en tu peludo, debes tener en cuenta no solo su estado de salud y su edad, sino también su comportamiento, el ambiente donde vive y la rutina que lleva. Para hacerte esta tarea más sencilla, a continuación, hablaremos de las principales causas de la coprofagia en perros cachorros y adultos.

Por qué mi cachorro se come su caca

La ingesta de heces propias o ajenas puede ser particularmente común en los cachorros. Eso es así porque, durante sus primeras semanas de vida, nuestros peludos están descubriendo su entorno y, naturalmente, manifestarán una serie de comportamientos exploratorios con este propósito. El olor de sus propias heces, así como de la caca de su madre y de otros animales que viven en el mismo hogar, resultan muy atractivas para los cachorros que están en pleno periodo de desarrollo de sus sentidos, como el olfato y el paladar. Entonces, olfatear o ingerir heces forma parte de las interacciones y experiencias que permiten a los cachorros conocer su propio cuerpo y los estímulos e individuos a su alrededor.

Por lo tanto, en la gran mayoría de los casos, hablamos de un comportamiento natural e incluso necesario para el desarrollo físico, cognitivo y sensorial de nuestros peludos. No obstante, la coprofagia en perros cachorros también puede ser inducida por los siguientes motivos:

  • Contextos de desnutrición o deficiencias nutricionales, principalmente después de que hayan concluido el destete, cuando empiezan a necesitar una alimentación más diversa y compatible con los requerimientos nutricionales de esta etapa de su vida. Por ello, es muy recomendable que la transición alimentaria de un cachorro esté orientada por un veterinario.
  • Como consecuencia de la educación que reciben de sus tutores. No ocurre porque el tutor haya enseñado a su cachorro que es bueno comer caca, sino por haber aplicado métodos contraproducentes para enseñarle que no es bueno defecar en lugares inapropiados. Por ejemplo, si empiezas a regañar o castigar a tu cachorro por hacer caca dentro de casa, en lugar de esperar a que lo saques a pasear en la calle, puede que tu cachorro empiece a comer sus propias heces para esconderlas de ti y evitar, así, ser regañado o castigado. Por ende, no recomendamos el uso del regaño, del castigo ni de cualquier forma de violencia o humillación en la educación del perro, independientemente de su edad. Lo mejor es apostar por el refuerzo positivo para enseñarle las conductas apropiadas y establecer una buena rutina de paseos.

Por qué un perro adulto se come su caca

Como vimos anteriormente, un perro adulto saludable puede ingerir sus propias heces ocasionalmente porque su olor o incluso su sabor les resultan atractivos. En estos casos, el perro no debería mostrar señales de que está enfermo o hambriento ni alteraciones en su comportamiento habitual. Y tratándose de una conducta natural, no necesita ser combatida ni inhibida por más repulsiva que pueda parecer para los tutores.

Sin embargo, cuando la ingesta de heces empieza de forma repentina y viene acompañada de otros síntomas, puede manifestarse como resultado de problemas nutricionales, físicos o incluso emocionales. Estos son algunos de los factores que pueden conllevar a un incremento de la coprofagia en perros adultos:

  • Falta de nutrientes en su alimentación o cantidad insuficiente de comida diaria.
  • Trastornos metabólicos y enfermedades, como, por ejemplo, el síndrome de malabsorción intestinal.
  • Presencia de parásitos intestinales: también pueden ocasionar deficiencias nutricionales al “desviar” nutrientes que deberían ser absorbidos por el perro.
  • Aburrimiento, ansiedad o estrés, los cuales pueden tener múltiples causas, pero que, muchas veces, están directamente relacionados con la falta de estimulación física y mental del perro.
  • Soledad: los perros que pasan muchas horas solos, y principalmente si viven en un entorno empobrecido, son más propensos a una serie de problemas de conducta que pueden manifestarse como consecuencia del aburrimiento y del estrés, como por ejemplo la coprofagia, los ladridos excesivos, la ansiedad por separación y la destructividad.
  • Para llamar la atención, principalmente si quieren o necesitan la intervención de sus tutores para satisfacer alguna necesidad o deseo, que puede ser salir a pasear para hacer sus necesidades o gastar energía, alimentarse o recibir caricias.
  • Por una higiene deficiente en su entorno: en este caso, el perro se come su caca con el propósito de mantener su ambiente limpio.
  • Para esconderlas y evitar que su tutor lo regañe o castigue por defecar en un lugar inapropiado.
Mi perro se come sus heces: causas y solución - Por qué mi perro se come su caca

Qué pasa si un perro se come sus heces

Las causas y las consecuencias de la coprofagia en perros suelen estar directamente relacionadas. Así pues, un perro saludable que come sus propias heces de forma ocasional no debería tener un problema de salud o de comportamiento por dicha ingesta. No obstante, si un perro come caca como resultado de alguna de las causas mencionadas, entonces sí habrá consecuencias:

  • Desnutrición. Si el perro come su caca por una deficiencia nutricional, y si la misma no recibe el adecuado tratamiento, las probabilidades de desarrollar una desnutrición son muy altas. Por lo general, un perro que tiene una mala alimentación estará debajo del peso corporal considerado saludable para su talla y edad, y tenderá a desarrollar un comportamiento muy glotón, pudiendo consumir, además de caca, pasto o césped, tierra, piedras, plástico, etc. En caso de que tu peludo ingiera elementos plásticos, aprende cómo ayudarlo en el siguiente artículo: “Mi perro se ha comido un plástico: qué hacer”.
  • Sistema inmune deprimido. Por otro lado, si la coprofagia se manifiesta como un síntoma de estrés, las repercusiones en la salud física y mental del perro pueden ser nocivas, tanto porque el estrés es un factor de riesgo para múltiples enfermedades, ya que deprime el sistema inmune del can, como porque actúa como un motor para varios problemas de conducta complejos, incluso de la agresividad.
  • Falta de confianza. En caso de que la coprofagia derive del miedo a ser regañado o castigado, el perro tendrá serias dificultades para confiar en su tutor, lo que perjudica el vínculo y el aprendizaje. Además, si estos métodos se aplican sistemáticamente, el perro puede acabar sufriendo estrés crónico e inseguridad que afectarán duramente a su salud a nivel físico, emocional, cognitivo y social.
  • Enfermedades. Finalmente, si el perro come sus propias heces para mantener limpio su entorno, esta situación supone una higiene deficiente que favorece la diseminación de suciedades y microorganismos patógenos, los cuales pueden causas enfermedades no solo en el perro, sino en toda la familia.

Consecuencias para la salud del perro

Además de las consecuencias relacionadas con las causas, la salud del perro también puede verse comprometida por el simple hecho de comer sus heces. Así, puede presentar los siguientes problemas:

  • Desequilibrios nutricionales. Una ingesta esporádica como parte del comportamiento natural del perro no produce ningún daño, sin embargo, el consumo diario de materia fecal sí puede llegar a provocar un desequilibrio mayor del que, probablemente, ya presenta.
  • Problemas gastrointestinales. Como en el caso anterior, el consumo diario puede provocar vómitos, diarrea o flatulencias.

Por otro lado, muchos perros también se sienten naturalmente atraídos por el olor y el sabor de las heces de otros perros o incluso de otros animales, como gatos, conejos o caballos. Aunque las causas de todos estos tipos de coprofagia puedan ser exactamente las mismas, el riesgo de que el perro se enferme es mayor en caso de que ingiera heces ajenas, principalmente si son de animales callejeros que viven en condiciones poco salubres, o si no podemos estar seguros de que estos animales estén sanos, desparasitados y vacunados.

Las heces de gatos suelen resultar particularmente apetecible para los perros, principalmente debido a la alimentación de los mininos, pero su ingesta está altamente desaconsejada, debido al riesgo de entrar en contacto con parásitos y microrganismos que pueden estar naturalmente presentes en el tracto digestivo de los gatos, pero que son causantes de enfermedades en los perros.

Solución para que mi perro no se coma sus heces

“¿Puedo dar un medicamento para que mi perro no se coma sus heces?” es la pregunta que se hacen muchos tutores al toparse con la no tan agradable escena de sus perros comiendo caca. Si tienes una duda similar a esta, lo primero que debemos recordarte es que muchos casos de coprofagia en perros no requieren tratamiento porque nada más son el resultado de la libre expresión de la naturaleza y el comportamiento de los perros. Entonces, antes de querer usar cualquier fármaco o remedio casero para que tu perro no coma caca, es necesario, primero, evaluar si esta conducta realmente es problemática y, enseguida, identificar su causa para poder, finalmente y siempre que sea necesario, iniciar un tratamiento compatible con las necesidades de tu peludo. Todos estos pasos deben estar orientados por un veterinario o, mejor aún, por un veterinario etólogo, ya que este profesional, además de evaluar la condición de salud de tu perro, también será capaz de ayudarte a observar su comportamiento e identificar señales de alteraciones o trastornos de conducta que pueden estar induciendo la ingesta de heces.

Verás que, muchas veces, el uso de medicamentos no es necesario para modificar una conducta inapropiada en los perros. De hecho, el tratamiento para que tu perro no se coma sus heces puede estar basado en las siguientes soluciones:

  • Optimización de su dieta y/o de su estilo de vida. Por ejemplo, en caso de que se compruebe que tu peludo tiene una deficiencia nutricional, el veterinario podrá recomendar un pienso de mejor calidad o una suplementación especifica de ciertos micronutrientes, ya sea a partir de alimentos o suplementos en forma de cápsulas, aceites o en polvo.
  • Medicamentos antiparasitarios. En caso de que se constate la presencia de parásitos intestinales como causa de las deficiencias nutricionales, será necesario aplicar medicamentos antiparásitos, que casi siempre se administran por vía oral, para eliminarlos y readministrarlos periódicamente para mantener a tu perro desparasitado. Las dosis de antiparasitario deben ser ajustadas en función de la edad y del peso de cada perro para cumplir su función sin generar efectos secundarios. Y si tienes dudas sobre la acción de los antiparásitos, te recomendamos la siguiente lectura: “Cómo y cuándo hace efecto la pastilla para desparasitar perros”.
  • Aumento del número de paseos y del enriquecimiento ambiental. Si resulta que tu perro está estresado o aburrido, el tratamiento puede involucrar pautas cotidianas como aumentar el número de paseos diarios, iniciarlo en un deporte canino, enriquecer su ambiente, presentarle juegos de inteligencia con regularidad y dedicar más tiempo a estar con tu mejor amigo.
  • Uso de terapias alternativas. Además, hay terapias alternativas, como las Flores de Bach, y remedios naturales que pueden auxiliar en el manejo de la ansiedad e incluso del estrés crónico, reduciendo las probabilidades de que practique la coprofagia.
Mi perro se come sus heces: causas y solución - Solución para que mi perro no se coma sus heces

Cómo limpiar la boca de mi perro si come caca

Vista la solución si tu perro se come sus heces, es normal que te preguntes cómo limpiar bien su boca. Lo primero y más importante es usar siempre productos aptos para perros, porque gran parte de los artículos de higiene personal y los cosméticos que usamos en nuestro cuerpo no son seguros para nuestros peludos. Tanto en Internet como en tiendas especializadas, encontrarás una buena variedad de cremas dentales para perros, así como cepillos con formatos que facilitan su introducción en la boca del can.

Vale la pena mencionar que los cachorros, los perros ancianos y los de talla pequeña tienden a adaptarse más fácilmente a las fundas para cepillo, también conocidas como “cepillos de dedo para perros”. No obstante, los cepillos tradicionales suelen proporcionar una limpieza más profunda y prolija en la dentadura de un perro adulto.

Antes de empezar con la limpieza interna, verifica si hay residuos de caca en la parte externa de su boca o en su rostro. De haber, conviene limpiarlos previamente con un paño húmedo, una gasa humedecida o toallitas humedecidas sin perfume, para evitar que se esparzan. Para evitar el contacto directo con la caca, principalmente si es de otro animal, se recomienda usar guantes durante todo el proceso.

Otra buena práctica es ofrecer agua fresca y limpia a tu perro, pues la propia ingesta de ese líquido tiende a facilitar la limpieza de los dientes, encías y de la lengua. También puedes favorecer la ingesta de líquidos ofreciéndole un poco de comida húmeda, un helado casero para perros o una infusión con hierbas aromáticas y seguras para los perros, como, por ejemplo, la menta y la manzanilla, que también ayudarán a combatir el mal aliento posterior a la ingesta de las heces. Además, existen varios snacks dentales para perros que facilitan y/o complementan la rutina de limpieza bucal, aunque no la reemplacen, y que pueden ayudar a eliminar los residuos de caca entre los dientes y las encías.

Puedes seguir los siguientes pasos para limpiar los dientes de tu perro si come caca:

  1. Aplica una pequeña cantidad de crema o pasta dental en el cepillo o funda de cepillo.
  2. Cepilla los dientes, la lengua y el paladar de tu perro en todas las direcciones, haciendo movimientos suaves para no lastimar sus encías ni sus mucosas.
  3. De ser necesario, puedes lavar el cepillo con agua en cualquier momento del procedimiento para evitar esparcir restos de caca en la boca del perro. Después de lavarlo, aplica nuevamente una pequeña porción de pasta y retoma el cepillado normalmente.

¡Listo! Cepillar los dientes de un perro es muy sencillo y rápido, pero para que esta rutina sea bien tolerada por tu peludo, lo mejor es acostumbrarlo desde cachorro o, de no ser posible, desde su llegada al hogar. Empieza usando solamente tu dedo para que se vaya acostumbrado al contacto en esta región y recompénsalo por su buen comportamiento, ya sea ofreciéndole palabras de aliento, caricias o eventualmente una golosina. Cuando este contacto ya le resulte totalmente cómodo y rutinario, será el momento perfecto para comenzar a usar el cepillo y la crema.

Por ultimo, pero no menos importante, no olvides que la limpieza bucodental forma parte de una buena rutina de cuidados de un perro, debiendo ser realizada todas las semanas para prevenir la formación del sarro y otras enfermedades dentales.

Mi perro se come sus heces: causas y solución - Cómo limpiar la boca de mi perro si come caca

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro se come sus heces: causas y solución, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Mi perro se come sus heces: causas y solución