Problemas del comportamiento

Mi perro se orina en casa por la noche: causas y cómo evitarlo

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore. 4 abril 2024
Mi perro se orina en casa por la noche: causas y cómo evitarlo

Muchos tutores optan por enseñar a sus perros a hacer sus deposiciones en la calle con el principal propósito de mantener el hogar limpio y libre de olores desagradables. No obstante, hay varios factores que pueden alterar esta rutina de eliminación y generar preguntas como por qué mi perro se orina en casa por la noche” o “cómo castigar a un perro que se orina en casa por la noche”.

Si estás viviendo una situación parecida, lo primero que debes tener en mente, antes de regañar a tu perro, es que este comportamiento no siempre es voluntario y tampoco indica necesariamente un problema de aprendizaje. De hecho, hay casos en que la micción involuntaria es un síntoma de enfermedades en los perros. Beber mucha agua antes y no salir a pasear, sufrir una infección urinaria, ser mayor o estar estresado son causas que explican que tu perro orine en casa por la noche. Para ayudarte a distinguir estas situaciones y saber cómo actuar ante cada una de ellas, en este artículo de TodoPerros hablaremos de las razones más comunes por las que un perro se mea en casa por la noche. ¡Sigue leyendo y descúbrelas!

Índice
  1. Ganas de orinar
  2. Causas patológicas
  3. Problemas en el aprendizaje
  4. Vejez
  5. Estrés o miedo

Ganas de orinar

Empecemos por la explicación más obvia de por qué un perro se orina en casa por la noche, que es: porque ya no puede contener las ganas de hacer pis. No olvides que orinar es una necesidad fisiológica del organismo de los perros (al igual que de los humanos). Así pues, es natural que un perro orine cuando necesita hacerlo y jamás debemos regañarlo o castigarlo por este motivo.

Ten en mente que, si tu perro bebe mucha agua durante la noche o en las últimas horas de la tarde, es muy probable que necesite orinar poco tiempo después. Y en caso de que no lo saques a pasear o no cuentes con un patio u otro ambiente externo, esta micción acabará produciéndose dentro del hogar.

Qué hacer

La clave es crear una buena rutina de alimentación y paseos diarios para evitar que tu perro tenga ganas de orinar durante la noche o la madrugada. En este sentido, hay dos aspectos que no puedes pasar por alto:

  1. Control de la ingesta de agua por la noche. Si bien un perro siempre debe tener agua fresca y limpia a su disposición, puedes adoptar algunas buenas prácticas para evitar que beba un gran volumen de líquidos durante la noche. El primer tip es evitar darle de comer en abundancia en estos horarios, principalmente si has optado por basar la alimentación de tu perro en pienso seco, ya que fomenta la ingesta de agua. El segundo consejo consiste en moderar la actividad física de tu mejor amigo en el periodo nocturno, pues la práctica de ejercicios intensos también conlleva a una mayor necesidad de rehidratación.
  2. Revisar la cantidad y la distribución de los paseos diarios. Si has enseñado a tu perro que la calle es el lugar correcto para hacer sus necesidades, tienes que ser responsable e inteligente al planificar su rutina de paseos. Si un perro sale a pasear pocas veces al día o si realiza paseos muy cortos, las probabilidades de que orine dentro de casa serán mucho mayores. Por ello, se recomienda que un can haga de 3 a 4 paseos diarios con una duración de 20 a 40 minutos cada uno, dependiendo de su estado de salud y su nivel de energía. Además, si pretendes que tu peludo controle las ganas de orinar durante toda la madrugada, no puedes dejar de llevarlo a pasear, al menos, durante las primeras horas de la noche.

Causas patológicas

Como adelantamos en la introducción, hay patologías y trastornos metabólicos que pueden provocar aumento de la sed y, en consecuencia, de la micción, o bien hacer que los perros tengan muchas ganas de orinar durante todo el día, aun cuando no hay orina almacenada en su vejiga.

Por ejemplo, algunos de los síntomas más comunes de la diabetes mellitus en perros son la polidipsia y la poliuria, es decir, el aumento de la ingesta de agua y del volumen de orina eliminada, respectivamente. Esta enfermedad sistémica también suele conllevar a un incremento en el apetito, haciendo que el perro esté siempre hambriento y/o ingiera su comida de forma muy voraz.

Las infecciones de orina y enfermedades renales también pueden provocar un aumento de la eliminación de orina. Pero, hay una diferencia clave en la sintomatología de estas afecciones. Mientras que en una infección urinaria el perro suele hacer pis en pocas cantidades y con esfuerzo, cuando existe un problema en los riñones el peludo suele orinar mucho y transparente (es decir, que su pis está muy poco concentrado). Así mismo, en ambos casos puede haber presencia de sangre en la orina del perro, principalmente si no se pone en marcha un tratamiento adecuado.

Qué hacer

Si pese a tener una buena rutina de paseos, tu perro se orina en casa por la noche y principalmente si ello empieza a suceder repentinamente, no dudes en acudir rápidamente al veterinario. Solo después de descartar causas patológicas deberías seguir evaluando los otros factores que mencionaremos a continuación.

Problemas en el aprendizaje

Otra explicación bastante lógica a por qué tu perro se mea en casa por la noche es que no ha aprendido que el único lugar adecuado para hacer pis es el ambiente externo, ya sea la calle, un patio, una terraza, etc.

Aunque para ti pueda parecer obvio que es mejor que tu perro haga sus deposiciones en la calle, para él ello es consecuencia de un aprendizaje. Y si no sabes cómo o si no dedicas el tiempo necesario para enseñar a tu perro cuál debe ser su zona de eliminación, lo más probable es que él siga guiándose por la regla más natural para su cuerpo. Es decir, que siga orinando cuando tenga la necesidad de hacerlo y en un sitio donde se sienta lo suficientemente cómodo y seguro.

Qué hacer

En líneas generales, siempre es mejor empezar a educar a un perro desde cachorro, porque este es el periodo donde su carácter es más flexible y cuando aún no hay conductas previamente asimiladas que pueden necesitar corregirse. Pero, si has decidido adoptar a un perro adulto, también puedes enseñarle a hacer sus deposiciones en la calle, pero teniendo un poco más de paciencia.

En todo caso, independientemente de cuál sea la edad de tu perro, ten en cuenta que todo aprendizaje es un proceso y cada individuo tomará su propio tiempo para completarlo. Como tutores, debemos dar a nuestros perros la oportunidad de asimilar gradualmente cada orden, conducta o hábito que queremos que forme parte de su rutina. Entonces, para evitar que tu perro se orine en casa por la noche, debes seguir estas recomendaciones:

  • Empezar a acostumbrarlo a su rutina de paseos desde la llegada al hogar. Y, como vimos, esta rutina tiene que ser planificada para atender a las necesidades de cada perro.
  • Permitir que tu perro olfatee en cada paseo y tenga cierta libertad de movimientos para que pueda hacer sus necesidades con tranquilidad y seguridad.
  • Realizar al menos 3 o 4 paseos diarios, de 20 a 40 minutos cada uno.

Si sabes cómo pasear a tu perro correctamente, verás que la tendencia es que tu propio perro prefiera hacer sus deposiciones en la calle. No solo porque le encantará salir a pasear, sino porque, al hacerlo, se encontrará con una serie de estímulos y superficies que le resultan más agradables para orinar y defecar.

Para ayudarte en este proceso, en TodoPerros compartimos una serie de consejos en el siguiente artículo: “Cuándo y cómo sacar a un cachorro a la calle”.

Vejez

Algunos de los síntomas más comunes de vejez en perros derivan del progresivo deterioro de sus capacidades físicas, cognitivas y sensitivas. De hecho, en esto consiste el propio proceso de envejecimiento, el cual también se caracteriza por la ralentización del metabolismo, una reducción de la energía, la pérdida progresiva de la movilidad y una mayor necesidad de descanso.

Entonces, debes saber que es particularmente difícil para un perro anciano contener las ganas de hacer pis por varias horas. Por ende, después de cierta edad, será mucho más probable que tu perro empiece a orinarse en casa por la noche, sencillamente porque ya no puede tener el mismo control de sus vías urinarias que cuando era joven. Esto es natural y forma parte del ciclo de vida de los perros, al igual que de los humanos.

Qué hacer

Lo más importante es que tengas claro que los perros ancianos requieren una serie de cuidados específicos y demandan mucha atención de sus tutores, como por ejemplo:

  • Adaptar su alimentación. En esta última fase de su vida, es necesario readaptar la alimentación y la rutina de ejercicios a los requerimientos y limitaciones del cuerpo del can. Así pues, es muy recomendable consultar con un veterinario para realizar esta transición de la manera y en el tiempo más beneficiosos para tu mejor amigo.
  • Mantener su rutina de paseos diarios. Pese a que, cuanto más pasen los años, más calmado tenderá a ser el comportamiento de tu peludo, es clave mantener esta rutina. No solo para evitar que tu perro se orine en casa por la noche o mientras esté solo durante el día, sino también para prevenir el agravamiento de problemas articulares, óseos y musculares que son particularmente comunes en la vejez del perro. Sin mencionar que pasear es una experiencia positiva y enriquecedora para la inmensa mayoría de los perros, por lo que verse privados de ella en sus últimos años supone un perjuicio también para su salud mental y calidad de vida.

Por último, si a pesar de todo lo anterior, por los motivos que sea, tu perro anciano necesita orinar por la noche, una opción que puedes valorar con su veterinario es el uso de pañales para perros. Por supuesto, es indispensable llevar a cabo una adecuada higiene y retirarle el pañal nada más orinar, si es posible. Tampoco es recomendable dejar al perro con el pañal puesto durante horas, este debe ser un recurso para momentos puntuales. Puedes encontrarlos en plataformas como Amazon:

Mi perro se orina en casa por la noche: causas y cómo evitarlo - Vejez

Estrés o miedo

Lamentablemente, estas también son respuestas comunes a la pregunta “por qué mi perro se mea en casa por la noche”. Ello se debe a que, cuando un perro experimenta una situación muy negativa que le provoca estrés, miedo, ansiedad extrema o incluso pánico, puede llegar a perder temporalmente el control de sus vías urinarias y orinar involuntariamente dentro de casa.

Por ejemplo, si tu perro se orina cuando lo regañas, puede tratarse de una micción por miedo o sumisión. La sumisión consiste en una respuesta adaptativa del organismo que se manifiesta cuando interactúan dos o más individuos y uno de ellos decide someter su propia voluntad a la del otro. En el universo perruno, este es un factor clave para la supervivencia y el establecimiento de la jerarquía dentro de la manada. Y en la comunicación con sus tutores, los perros pueden emplear este tipo de conductas que indican sumisión cuando desean evitar conflictos. En estos casos, verás que, además de orinar involuntariamente, tu perro encogerá su cuerpo y ejecutará algunas señales de calma, que pueden ser:

  • Bostezar.
  • Relamerse.
  • Echar las orejas hacia atrás (generalmente, pegadas a la cabeza).
  • Girar la cabeza.
  • Pestañear.
  • Tumbarse y mostrar la panza, etc.

Pero, lógicamente, hay muchas otras cosas que generan miedo y estrés en los perros, como los cambios en su rutina y ambiente, así como la exposición a estímulos muy intensos (por ejemplo, los ruidos fuertes). Entonces, si recientemente has atravesado una mudanza y, ahora, tu perro se mea en el sofá u otros sitios del hogar, ya sea de noche o de día, esta puede ser una señal de que aún no se ha adaptado y se siente inseguro en su nuevo hogar.

Por otro lado, varios perros se orinan en casa cuando escuchan truenos, cohetes o petardos, sirenas u otros sonidos del tránsito. Estos son algunos de los sonidos que más asustan y estresan a los perros, debido a su asombrosa capacidad auditiva, pudiendo generar una serie de alteraciones de conducta, principalmente en los peludos que ya muestran un comportamiento más asustadizo.

Qué hacer

Lo primero es identificar la fuente de miedo o estrés para, en seguida, tratar de eliminarla o minimizarla lo mejor posible. Aquí, nuevamente, es importante tener en cuenta que el aumento del estrés no siempre se debe a factores ambientales (aunque muchas veces sí), sino que también puede estar relacionado con cambios internos en el organismo del perro.

Por ello, es fundamental contar con la orientación de un veterinario – mejor aún si es un veterinario etólogo – en este proceso. Además de realizar los exámenes y pruebas necesarias para constatar el estado de salud de tu perro, este profesional evaluará los síntomas comportamentales que pueden facilitar la identificación de la causa y el establecimiento de pautas de tratamiento compatibles con las necesidades de tu peludo.

Una vez descartadas causas patológicas, será importante llevar a cabo estos pasos:

  1. Revisa el ambiente donde tu perro duerme para asegurarte de que se sienta cómodo y seguro allí.
  2. Asegúrate también de que tu peludo cuente con un ambiente enriquecido donde pueda ejercitarse y mantenerse entretenido durante el día, incluso cuando esté solo. De esta manera, evitas que tu perro acumule tensión por vivir una rutina sedentaria y lo motivas a gastar más energía, haciendo que esté más calmado por las noches y tenga ganas de dormir.
  3. Fíjate en cómo interactúas con tu perro, y en especial en los métodos que utilizas para educarlo. Desde TodoPerros, desalentamos el uso de métodos como el regaño, los castigos y el encierro, ya que suelen repercutir negativamente en el comportamiento de los perros y el vínculo con sus tutores, perjudicando, en consecuencia, el aprendizaje.
  4. Apuesta por el refuerzo positivo para recompensar a tu mejor amigo por sus buenas conductas y mantenerlo motivado a aprender más cada día. Así, si te preguntas cómo castigar a un perro que se orina en casa por la noche, la mejor solución no es reprenderlo, sino averiguar la causa, tratarla y premiarlo cuando orine en los lugares adecuados.
Mi perro se orina en casa por la noche: causas y cómo evitarlo - Estrés o miedo

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro se orina en casa por la noche: causas y cómo evitarlo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mi perro se orina en casa por la noche: causas y cómo evitarlo