menu
Compartir

Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer

 
Por María Besteiros. 17 enero 2024
Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer

Los perros, a lo largo de su vida, están expuestos a diferentes circunstancias y patógenos que van a tener influencia directa sobre su salud. Los cuidados de medicina preventiva que reciban, su edad y sus condiciones de vida pueden favorecer o, al contrario, reducir su contacto con los factores desencadenantes de enfermedades y trastornos.

Algunos de estos problemas, que serán muy evidentes para los cuidadores, son los que afectan a la movilidad, impidiendo o dificultando que el animal pueda andar o mantenerse de pie. ¿Qué pasa si mi perro no puede caminar ni levantarse? Hablamos de las causas y de qué hacer en este artículo de TodoPerros.

Artrosis y artritis

La artrosis y la artritis son trastornos que afectan a las articulaciones, provocando dolor y, como consecuencia, muchas dificultades para que el perro ande, suba y baje escaleras o se levante, sobre todo después de un tiempo de descanso, ya que el dolor empeora al estar parado. Ambas son afecciones más propias de animales de edad avanzada o con sobrepeso.

La artrosis implica la degeneración de la articulación, por lo que no se puede curar, pero sí disminuir las molestias y ralentizar el deterioro, mejorando mucho la calidad de vida del perro. La artritis, por su parte, es una inflamación que también puede llegar a dañar la articulación.

Por lo tanto, si vemos que nuestro perro no se puede levantar; el perro se levantó y no puede caminar o le cuesta iniciar el movimiento, debemos acudir al veterinario.

Aunque sea un deterioro debido a la edad, produce un dolor que hay que eliminar. Según cada caso, este profesional recetará analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos, protectores de las articulaciones y técnicas de fisioterapia y rehabilitación, como la acupuntura, además de medidas para facilitar la vida del perro, como poner alfombras para que no se deslice por el suelo, ayudas para subir a camas o sofás, etc. Igualmente, es importante que el perro realice ejercicio adecuado a sus necesidades y se mantenga en su peso ideal.

Problemas en la columna vertebral

Otra de las causas detrás de que un perro no pueda caminar ni levantarse son los trastornos que afectan a la columna vertebral. Esta discurre desde el cuello hasta la cola y, en función de dónde se localice el problema, así será la sintomatología que presente el perro.

Los perros que no pueden andar suelen tener hernias discales, que suponen la protrusión del disco intervertebral e incluso de su contenido, presionando la médula y causando alteraciones como la incapacidad de andar, que puede ser aguda o progresiva.

Además de las hernias, existen patologías degenerativas o tumores que también pueden provocar esta compresión y dificultar la movilidad normal del perro. Lógicamente, son problemas que requieren atención veterinaria, en primer lugar para diagnosticar y, en segundo, para tratar. En ocasiones, es necesario recurrir a una intervención quirúrgica, además de fisioterapia, rehabilitación y tratamiento del dolor.

Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer - Problemas en la columna vertebral

Alteraciones neurológicas

Algunos trastornos del sistema nervioso y el cerebro provocan al perro dificultades a la hora de moverse. Por ejemplo, podemos ver que el perro camina y se va de lado en una enfermedad neuromuscular poco frecuente como la miastenia grave.

Esta afecta a los nervios encargados del funcionamiento de los músculos, desencadenando una debilidad generalizada, sobre todo tras el ejercicio, que lleva al perro a tambalearse y no poder levantarse con normalidad. Inflamaciones del cerebro o encefalitis también pueden afectar a las patas del perro, provocando temblores, parálisis y debilidad.

Son varias las causas de los trastornos neurológicos, como infecciones, traumatismos o intoxicaciones, que veremos con más detalle en otros apartados. En cualquier caso, es imprescindible acudir al veterinario nada más apreciemos alguna anomalía o dificultad en la movilidad de nuestro perro, pues solo este profesional puede examinar al animal y hacer las pruebas necesarias para llegar a un diagnóstico y a un posterior tratamiento, que debe comenzarse lo antes posible. Hay que saber que la encefalitis puede dejar secuelas.

Infecciones

Algunas enfermedades muy conocidas y temidas, como el moquillo, tienen entre sus signos clínicos que un perro no pueda caminar debido a los daños que el virus provoca en el organismo (entre ellos, la encefalitis de la que acabamos de hablar). Cualquier sospecha de moquillo debe hacernos correr al veterinario, sobre todo si se trata de un cachorro sin vacunar o con la primovacunación incompleta.

Por suerte, los programas de vacunación, cada vez más implantados, ayudan a prevenir el desarrollo de esta grave enfermedad. En cualquier caso, es tratable y superable si el veterinario instaura a tiempo el tratamiento. La rabia es otra de las enfermedades que puede provocar parálisis y que cada vez se ve menos gracias a la vacunación. Dado que es un problema de salud pública, su declaración es obligatoria, así como la vacunación en muchos territorios.

Otro trastorno infeccioso que afecta a la movilidad, en este caso de origen bacteriano, es el botulismo, provocado por la toxina botulínica con la que el perro puede contactar al ingerir comida en mal estado o mal conservada. El pronóstico es reservado, por lo que conviene prevenir antes que tratar, vigilando lo que le ofrecemos al perro para comer e impidiendo que acceda a basuras o cualquier desperdicio. Al igual que en los apartados anteriores, nuestra actuación debe ser acudir lo antes posible al veterinario.

Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer - Infecciones

Traumatismos

Con traumatismos nos referimos a golpes fuertes que pueden provocar daños de gravedad, como la caída desde una gran altura, un atropello o una pelea con otro perro de tamaño mucho más grande. Después de un traumatismo de estas características podemos ver distintos signos clínicos, por ejemplo, que el perro no tiene fuerza para levantarse. Puede deberse a que padece alguna lesión a nivel medular.

Por este motivo, se recomienda que, si tras un golpe el perro se queda tumbado, no lo levantemos de cualquier manera, sino que procuremos trasladarlo a una superficie rígida, como una tabla, para llevarlo al veterinario, siempre moviéndolo lo menos posible. Es una urgencia y será este profesional quien deba realizar pruebas, como radiografías y analíticas de sangre, para localizar la lesión y tratarla, una vez haya estabilizado al perro.

Intoxicaciones

El contacto con sustancias potencialmente tóxicas, como insecticidas o algunas plantas, puede desencadenar un cuadro clínico que incluya problemas para que el perro se levante o camine, además de descoordinación, vómitos, hipersalivación, temblores, etc.

Si sabemos o sospechamos que nuestro perro se ha intoxicado, debemos contactar de inmediato con el veterinario, pues se trata de una emergencia. Si es posible, tendremos que decirle qué se ha tragado, ya que el tratamiento también depende de la sustancia ingerida y las cantidades. El veterinario nos explicará cómo proceder, pues, en ocasiones, es necesario provocar el vómito, mientras que, en otras está, por completo desaconsejado.

La administración de carbón activo o el lavado de estómago son algunos recursos que utilizará el veterinario en esta situación. El pronóstico es variable en función del tóxico, la cantidad, las características del perro, el tratamiento, etc. Como siempre, es mejor prevenir que curar, por ello debemos vigilar que el entorno de nuestro perro sea seguro.

Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer - Intoxicaciones

Parasitosis

Algunos parásitos pueden estar implicados en que un perro ya no camine y no pueda levantarse. Uno de estos parásitos es el protozoo neospora, que puede desencadenar una parálisis ascendente, es decir, iniciada en las patas de atrás, pero que sube hacia las delanteras, el sistema respiratorio, la deglución, etc. Es un trastorno poco común y más frecuente en perros de granja, en contacto con el ganado. El pronóstico es reservado.

Más habituales son las picaduras de garrapatas. Algunos de estos parásitos son capaces de provocar parálisis ascendente en los perros por la acción de un tóxico presente en su saliva, que debilita y paraliza los nervios motores.

Como en todos los casos que hemos mencionado, es fundamental acudir al veterinario lo antes posible y, sobre todo, prevenir recurriendo al uso de antiparasitarios y revisando al animal después de paseos por zonas donde es fácil que haya parásitos.

Hipopotasemia

La hipopotasemia implica bajos niveles de potasio en la sangre. Es una deficiencia que pueden padecer perros que han estado vomitando mucho, han seguido un tratamiento con diuréticos o padecen el síndrome de Cushing, una enfermedad endocrina.

La hipopotasemia provoca debilidad generalizada, por eso el perro tiene dificultades para andar y mantenerse de pie. El veterinario puede diagnosticarla realizando un análisis de sangre. También tendrá que identificar la causa, pues no solo se trata de corregir los niveles de potasio, sino de saber qué los ha modificado para que no vuelva a suceder.

Este artículo es meramente informativo, en TodoPerros.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Carlson y Giffin. (2002). Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer
1 de 4
Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y qué hacer

Volver arriba