menu
Compartir

Cómo ayudar a mi perra para que expulse la placenta

 
Por Equipo editorial de TodoPerros. Actualizado: 23 enero 2024
Cómo ayudar a mi perra para que expulse la placenta

La retención de la placenta en perritas puede causar complicaciones graves. Básicamente, las placentas retenidas pueden llevar a infecciones uterinas, como la metritis, poniendo en riesgo la salud de la madre y los cachorros. La acumulación de tejido placentario puede obstruir el útero, impidiendo la contracción adecuada y causando hemorragias.

Además, la presencia de restos placentarios puede interferir con la producción de leche materna y aumentar el riesgo de mastitis en la perra. Asistir en la expulsión de la placenta es fundamental para evitar estos riesgos y garantizar una recuperación saludable para la madre y el bienestar de los cachorros recién nacidos. Por ello, en este artículo de TodoPerros vamos a ver cómo ayudar a un perra a que expulse la placenta.

También te puede interesar: Por qué mi perra recién parida escarba

Cuándo ayudar a mi perra a expulsar la placenta

Es esencial monitorear el proceso de parto y la expulsión de las placentas. La expulsión de cada placenta suele ocurrir después del nacimiento de cada cachorro, pero puede haber variaciones. Se debe considerar la intervención si:

  • La perra muestra signos de malestar como dolor abdominal intenso.
  • Contracciones sin expulsión de placenta.
  • Han pasado más de cuatro horas desde el parto sin que se haya expulsado alguna placenta.
  • Hay un sangrado excesivo, mal olor proveniente de la vulva o cualquier otro signo anormal, se debe buscar ayuda veterinaria de inmediato.

El retraso en la expulsión puede indicar un problema, como retención de placenta, que necesita atención inmediata. Además, cualquier señal de sangrado excesivo, mal olor proveniente de la vulva o cualquier otro síntoma preocupante debe ser evaluado por un veterinario de inmediato.

Estos signos podrían indicar complicaciones graves que requieren asistencia profesional para garantizar la salud de la madre y la camada. Es esencial estar atento a estas señales y actuar rápidamente para evitar complicaciones potenciales.

Cómo ayudar a la perra a expulsar la placenta

A continuación vamos a ver cómo ayudar a la perra a expulsar la placenta paso por paso:

  • Entorno tranquilo y seguro: proporciona un espacio calmado y cálido para la perra y sus cachorros. Reduzca el ruido y las interrupciones externas para permitir que la madre se concentre en el proceso de parto y expulsión de placentas.
  • Monitoreo activo: observa de cerca el proceso de parto. Si la madre no muestra interés en limpiar y consumir la placenta después del nacimiento de cada cachorro o si muestra incomodidad, mantén un registro del tiempo transcurrido entre el parto y la expulsión de las placentas.
  • Estimulación suave si es necesario: si la perra parece tener dificultades para expulsar la placenta, puedes masajear suavemente su abdomen en dirección al canal de parto. Esto puede ayudar a estimular las contracciones uterinas y facilitar la expulsión de la placenta.
  • No forzar la extracción: es importante no tirar ni forzar la extracción de la placenta si está parcialmente adherida. Manipularla incorrectamente puede causar lesiones en el útero y empeorar la situación.
  • Registro de placentas expulsadas: lleva un registro de las placentas expulsadas para asegurarte de que cada cachorro tenga su correspondiente placenta expulsada. Inspecciona visualmente las placentas para detectar anomalías o restos retenidos.

Seguir estos pasos con precaución y paciencia puede ayudar a facilitar el proceso natural de expulsión de placentas. Sin embargo, si hay alguna complicación o duda, es vital contactar a un veterinario para obtener asistencia profesional inmediata.

Cómo ayudar a mi perra para que expulse la placenta - Cómo ayudar a la perra a expulsar la placenta

Qué hacer después de que mi perra haya expulsado la placenta

Después de la expulsión de las placentas, es crucial inspeccionarlas para asegurarse de que se haya expulsado una por cada cachorro y de que estén completas, sin restos retenidos. Observa signos de posibles complicaciones, como sangrado continuo, secreción vaginal con mal olor o fiebre en la madre.

Proporciona un ambiente cálido y tranquilo para la perra y sus cachorros, asegurándote de que la madre esté alimentando a los cachorros y descansando adecuadamente. Monitorea de cerca a la madre durante los días siguientes, prestando atención a cualquier signo de malestar o anomalía.

Si la perra muestra signos de malestar persistente después de la expulsión de las placentas, como fiebre, letargo, falta de apetito o secreción vaginal anormal, busca ayuda veterinaria de inmediato. La presencia de sangrado excesivo, un olor fétido proveniente de la vulva o cualquier otro síntoma preocupante también requiere atención profesional inmediata.

Además, si no estás seguro de que todas las placentas hayan sido expulsadas o si hay una prolongación significativa en el tiempo de expulsión sin resultados, es crucial consultar a un veterinario. La pronta intervención médica puede prevenir complicaciones graves y asegurar el bienestar de la madre y sus cachorros.

Este artículo es meramente informativo, en TodoPerros.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ayudar a mi perra para que expulse la placenta, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo ayudar a mi perra para que expulse la placenta
1 de 2
Cómo ayudar a mi perra para que expulse la placenta

Volver arriba