Problemas y trastornos

Mi perro no puede andar de repente: causas y qué hacer

 
María Besteiros
Por María Besteiros. 27 mayo 2024
Mi perro no puede andar de repente: causas y qué hacer

Tanto si se produce de manera repentina como a consecuencia de un proceso prolongado en el tiempo, lo cierto es que ver que nuestro perro no es capaz de andar o ni siquiera consigue levantarse resulta una experiencia muy preocupante para cualquier cuidador.

Lo primero que hay que tener claro es que existen múltiples causas que pueden explicar este cuadro y todas ellas van a pasar por el diagnóstico y el tratamiento de un veterinario. ¿Tu perro no puede andar de repente? Hablamos de causas y de qué hacer en el siguiente artículo de TodoPerros.

Índice
  1. Picadura de garrapata
  2. Lesiones medulares
  3. Displasia de cadera
  4. Intoxicaciones
  5. Artrosis
  6. Hernias discales
  7. Rotura del ligamento cruzado anterior
  8. Encefalitis
  9. Enfermedades infecciosas y parasitarias
  10. Dolor
Ver más >>

Picadura de garrapata

Comenzamos el repaso a las causas por las que un perro no puede andar de repente por un parásito muy conocido: las garrapatas, pues algunas especies son capaces de transmitir unas toxinas que interfieren con la movilidad del perro al punto de provocar parálisis. En este artículo podrás conocerlas: "Tipos de garrapatas en perros".

Qué hacer

Por suerte, no es de los motivos más frecuentes, pero conviene tenerlo en cuenta porque cada vez hay más garrapatas, en más lugares del mundo y durante más meses al año. Por este motivo, se aconsejan medidas preventivas como los antiparasitarios, la revisión del perro después de los paseos por zonas de vegetación, el mantenimiento de jardines y espacios exteriores con la hierba cortada, etc.

Si nuestro perro no puede caminar de repente y no hay una causa aparente, las garrapatas pueden ser la razón. Es imprescindible acudir al veterinario. Es urgente porque una parálisis que se inicia en las patas traseras puede seguir ascendiendo e incluso provocar parálisis respiratoria y el consecuente fallecimiento del perro.

Lesiones medulares

Una causa más habitual de problemas en los perros para andar ni levantarse está en los daños medulares. Es probable que detectemos esta causa porque suele producirse después de accidentes, como puede ser el atropello de un coche o una caída desde una altura considerable. También puede haber otros daños, como hemorragias internas o fracturas, consecuencia del traumatismo. Además, no es raro que estos perros sufran otros trastornos, como la incontinencia urinaria y/o fecal.

Pero la médula también se puede ver afectada por el crecimiento de tumores o la aparición de infecciones, además de por una patología, la mielopatía degenerativa, una enfermedad que no se cura, pero que sí se puede tratar para mejorar al calidad de vida del animal. No empieza de repente, sino que el perro va mostrando pérdida del equilibrio y de masa muscular, descoordinación, debilidad, temblores, etc., hasta que incluso llega a perder la movilidad de las cuatro patas.

Qué hacer

Las fracturas en las patas pueden explicar que un perro no ande de repente. Es imprescindible llamar de inmediato al veterinario. El pronóstico va a depender de las lesiones y de la causa, y es probable que haya que realizar alguna intervención quirúrgica.

Displasia de cadera

Esta patología, bastante conocida, es otra de las causas de inestabilidad en las patas traseras, lo que complica la movilidad del perro y puede llegar a dificultar que se mantenga de pie. De todas formas, la sintomatología va a depender del grado en el que se manifieste la enfermedad, ya que hay varios, según la gravedad.

La displasia en la cadera se produce cuando hay una mala articulación entre la cadera y el fémur. Es más habitual en perros de talla grande.

Qué hacer

Si se sospecha displasia, hay que acudir al veterinario, quien, mediante una radiografía, podrá confirmar o descartar dicha patología, así como determinar su grado. La gravedad del cuadro es uno de los factores a tener en cuenta para decidirse o no por una intervención quirúrgica para solucionar este problema.

Mi perro no puede andar de repente: causas y qué hacer - Displasia de cadera

Intoxicaciones

El contacto con diferentes sustancias tóxicas (y son numerosas) puede exponer al perro a un cuadro que afecte a su movilidad, normalmente manifestado junto a otros signos clínicos. Así, un perro que no puede andar de repente y tiembla, hipersaliva, se mueve descoordinado, vomita, etc., puede haber sufrido una intoxicación por distintas sustancias, como insecticidas, plantas, etc.

Qué hacer

Las intoxicaciones o envenenamientos, de entrada, implican contactar con el veterinario. Este profesional nos explicará qué es lo que debemos hacer. Debemos decirle, si es posible, cuál es la sustancia que ha intoxicado al perro, su peso, edad, cantidad a la que se ha visto expuesto, etc. Todos estos datos determinan el tratamiento y el pronóstico.

Artrosis

La artrosis es una causa muy habitual para explicar por qué un perro no puede andar, sobre todo si este es de edad avanzada, ya que se trata de una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones. Provoca dolor, por eso el perro es reacio a moverse y, tras un periodo de descanso, con la articulación "fría", le costará mucho más iniciar el movimiento.

En estos casos, la falta de movilidad no suele ser tan repentina, pero sí puede suceder que, tras un periodo de tiempo en el que perro caminaba con más o menos dificultad, deje de hacerlo de repente.

Qué hacer

Hemos dicho que es más común su diagnóstico en perros mayores, lo que no quiere decir que no tengamos que intervenir por tratarse de un problema asociado a la edad. Es cierto que no es curable, ya que es una enfermedad degenerativa, como hemos dicho, pero sí es tratable con fármacos, fisioterapia, acupuntura, etc.

Con un buen tratamiento y medidas en el hogar, como ofrecer una cama confortable, apoyos para subir a alturas, etc., podemos conseguir una buena calidad de vida el mayor tiempo posible, que es de lo que se trata. Por este motivo, si sospechamos que nuestro perro puede tener artrosis, no hay que esperar, sino contactar con el veterinario.

Hernias discales

Las hernias discales son otra de las causas más conocidas detrás de problemas de movilidad en los perros. Se deben a alteraciones en los discos intervertebrales, que son las almohadillas que separan las vértebras en la columna vertebral. Hay dos tipos de hernias según la gravedad del daño que sufra el disco y existen razas más propensas a padecerlas, como las asalchichadas, por ejemplo, el teckel.

Pueden presentarse sin que se detecte ninguna causa o tras algún movimiento un poco brusco, como un salto. Igualmente, es posible observar que el perro no puede andar de repente o que veamos un cuadro progresivo.

Qué hacer

Por supuesto, si pensamos que nuestro perro puede tener una hernia, tenemos que contactar con el veterinario. En algunos casos, es necesario el paso por el quirófano, pero en otros esto no es posible y se recomienda tratamiento farmacológico.

Hay que saber que una sintomatología similar puede darse en la discoespondilitis, que es una infección de las vértebras y de los discos intervertebrales. Se puede tratar con antibióticos y analgésicos, según prescripción del veterinario.

Rotura del ligamento cruzado anterior

Esta lesión, la más frecuente en cuanto a roturas de ligamentos se refiere, se localiza en la rodilla y es muy dolorosa, motivo por el que el perro no puede andar de repente, tiembla y grita. Puede producirse de forma repentina o debido a una degeneración. Además, puede acabar afectando al funcionamiento normal de la articulación y sobrecargar la pata sana.

Qué hacer

La rotura puede ser total o parcial y el tratamiento acostumbra a ser quirúrgico. Es una lesión más habitual en perros de razas grandes, aunque también podremos verla en razas pequeñas.

Mi perro no puede andar de repente: causas y qué hacer - Rotura del ligamento cruzado anterior

Encefalitis

La inflamación del cerebro puede deberse a diferentes causas. Quizás una de las más conocidas es el moquillo, una enfermedad vírica que desencadena diferentes signos clínicos, entre los que se encuentra la encefalitis. Esta provoca descoordinación, convulsiones, debilidad y, en definitiva, dificultades para que el perro camine solo o se mantenga de pie. Por ello, podemos observar que el perro no camina bien o le fallan las patas de repente.

Qué hacer

Por supuesto, requiere asistencia veterinaria inmediata. El pronóstico dependerá del diagnóstico y del tratamiento de la causa. En el caso del moquillo que hemos mencionado, hay perros que se recuperan, pero quedan con secuelas de por vida, por ejemplo, en forma de convulsiones.

Enfermedades infecciosas y parasitarias

Algunos patógenos, como pueden ser los virus, las bacterias o ciertos parásitos, son capaces de desencadenar un cuadro de parálisis que, como tal, va a impedir al perro que camine o se levante con normalidad. En este apartado podemos mencionar el botulismo, el tétanos o la neosporosis.

Qué hacer

Son situaciones que, como todas las que hemos visto, requieren atención veterinaria lo antes posible para controlar la sintomatología y tratar la causa desencadenante, que deberá determinar el veterinario.

Dolor

En algunas ocasiones, no es que haya un problema en las patas o en la columna que impida directamente que el perro camine de forma repentina. Al contrario, lo que existe es alguna patología en los órganos internos que desencadena un dolor muy fuerte, tanto que es lo que impide al perro moverse.

Así, un perro que de repente no puede caminar y llora puede estar sufriendo alguna de estas patologías. Estamos hablando, por ejemplo, de una pancreatitis, una obstrucción intestinal, etc.

Qué hacer

Por descontado, un abdomen agudo, que es como se denomina esta situación, es una urgencia veterinaria. Hay que contactar de inmediato con el profesional, que será quien se encargue de llegar a un diagnóstico para poder pautar un tratamiento. En ocasiones, este será quirúrgico.

Una vez vistas las causas que pueden explicar por qué tu perro no puede andar de repente, has podido comprobar la importancia de una rápida actuación en muchos de los pronósticos. Si además de no poder caminar tampoco se puede levantar, no te pierdas este otro artículo: "Mi perro no puede caminar ni levantarse: causas y tratamientos".

Este artículo es meramente informativo, en TodoPerros.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro no puede andar de repente: causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mi perro no puede andar de repente: causas y qué hacer