Para los amantes de los perros en general, para tratar todo tipo de temas no comprendidos en los otros foros.
#8248713
Mi amiga Marisa tiene un perro grandote (Miko), mezcla de rottweiler y pastor aleman o algo así; es un macho joven; a veces un poco pendenciero pero que no deja de ser un pedazo de pan.
Ella es muy madrugadora, suele salir a eso de las cinco y media de la mañana para comprar la prensa y de paso a que el animalito haga sus cosas; y por lo visto, hoy, había un borrachín llamando a todos los timbres de su portal. Al ver aparecer a Marisa y al perro , el interfecto salió corriendo. Yá los dos en la calle, los ladridos del perro se oían por todo el barrio, no había manera de hacerlo callar. El hombre cruzó despavorido la Avda. Zumalakarregi y continuó campas arriba, en dirección a Artxanda y por allí desapareció.
Pero el perro seguía ladrando...
Por lo visto Miko no se había "mosqueado" con el borrachín sino que al salir del portal vio una plantita que alguien arrancó del parterre y dejó allí, en medio de la acera. Eso era todo: una plantita fuera de su lugar. Allá seguía "la fiera" enfrentada a tan terrible enemigo.
Pienso yo ¿de quién huía realmente el individuo?, porque Miko impone lo suyo, pero mi amiga, a esas horas, en bata de cretona y con los rulos tampoco deja a nadie indiferente.
Vamos digo yo
Besos.
Leontina de Moaré.