Foro para tratar temas relativos a la preparación física del perro.
Por mad93
#9159554
Hola, tengo un setter que encontramos medio muerto en la montaña cuando tenia un año aproximadamente, ahora tiene cerca de 4. Al perro le gusta mucho correr y hacer excursiones (lo mismo que a mi), el problema es que es más cafre que yo y tengo dudas para llevarlo a hacer excursiones largas, caminadas populares.

Vivo en el campo, por lo que le abro la puerta de casa por la mañana y se pega sus carreras matinales. Al ser abandonado tiene mucho miedo por la noche por lo que no se aleja de la casa al oscurecer, pero es un perro que ejercita.

Hemos hecho dos caminadas de larga distancia, una de 45 km y otra de 54km.

En la de 45 kilómetros le puse unas sacas (Ruffwear, rojo, que se puede desmontar con clips) con un litro de agua y un puñado de pienso. El pienso ni lo probó, come lo que sea menos su pienso (bocadillos, croasants, etc..), antes muere de hambre. El caso es que lo llevé atado siempre porque era bastante gente por un sendero rocoso y estrecho, y el perro va a toda velocidad sin mirar a quien se lleva por delante, por lo que estuvo conmigo. Al principio hizo bastante calor (era por la costa) y finalmente cargué yo sus sacas, ya que me pareció que hacían que no ventilara bien al taparle todo el lomo (no por el peso). Fue todo perfecto, y al pasar por una playa lo solté para que hiciese sus carreras. Al llegar a casa se puso a lamerse las plantas de los pies, pero al día siguiente por la mañana ya me esperaba en la puerta a ver si me lo llevaba de nuevo.

Ayer hice 56 kilómetros y aquí la experiencia no fue tan buena. Habían caminos mas anchos y cuando vi que la gente se espaciaba, lo solté. Corrió como si no hubiese mañana (no me extrañaría que realmente él se pegara más de 100km) arriba y abajo. Era un terreno arenoso, y pegaba bien el sol. Al kilómetro 45 empezó a cojear de una pata y temí que allí se quedara. Después de revisar sus patas, no vi nada mal (aunque poca idea tengo), ni sangre ni nada. Por suerte pasó una señora que me dijo que su perra tenia problemas plantares y que lo que le iba mejor era vaselina en las patas. Mi compañero de caminatas también tienen sus problemas plantares así que teníamos ;) ). Fue ponerle vaselina en la pata, entre las 'yemas' y se puso a correr como un loco de nuevo. Llegamos al kilómetro 50 y esta vez otra pata, lo mismo, aunque esta vez les escocia (intentaba retirar la pata, como he dicho es abandonado, y no se queja por nada). Al final llegamos y subimos al coche, y el 'murió' durante la hora y media que teníamos hasta llegar a casa. Al llegar me perseguía y saltaba para que jugara con el.

Hay gente que me mira tipo maltratador, o esclavista (típico, "pobrecito"). A lo mejor así es, yo me baso principalmente en la caña que me pide el perro, y si cuando volvemos, yo estoy destrozado y el en cambio pide más... me figuro que va bastante más sobrado que yo.

Por lo que ví, las patas le dolían por el rozamiento entre sus 'yemas' (ahora no me sale el nombre), no por un desgaste de la planta en sí, ya que al ponerle vaselina se ponía de nuevo a la carrera.

Mis dudas surgen por los cuidados que debo aplicar al perro, pues había hecho cimas y salidas de horas y horas con un pastor alemán de un amigo y aguantaba lo que le echases, eso sí, tenia más cabeza y iba contigo, no pegándose carreras suicidas de 500 metros cada dos por tres.

Me preocupa principalmente el tema de la planta de sus pies, voy a probar de buen principio a ponerle vaselina entre las 'yemas' y me estaba planteando adquirir una especie de endurecedor de la planta del pie que se aplica días antes de la salida.

A ver si alguien que también haga excursiones me puede explicar como solventa estos problemas, pues al final voy con él para que ambos lo pasemos bien.