Foro exclusivo para Adiestradores de perros
Por Jime_lar
#8916091
Hola queria consultarles sobre uno de mis perros,es un pastor aleman q me lo regalaron ya con un año de vida, el problema es q el perro no nos hace caso a lo q le decimos y yo creo q es porq sus antiguos dueños lo dejaban el en patio todo el tiempo solo y ellos casi no estaban en la casa.Otto, mi perro, no es agresivo al contrario es cariñoso todo el tiempo busca q le hagamos cariño pero es rebelde, no sigue ordenes y ya no sabemos q hacer, me da miedo porq mi madre aveces se desespera porq nos saca ropa o cosas de la casa y las rompe, las hace pedazos.Por favor si alguien puede aconsejarme q hacer se lo agradeceria.
Por alegarpi
#8916092
Amiga Jimena:

Lo primero que quiero dejar claro es que la respuesta que voy a darle seguidamente no plantea un tema de discusión para el foro, sino una respuesta al planteamiento del problema por usted formulado. Usted está buscando una respuesta a una interrogante que surge por causa del comportamiento de su perro, razón por la cual cualquier intervención en ese sentido deberá ser bien recibida y considerada bajo la óptica del sentido común.

En ese orden de ideas, cualquier ataque a la opinión misma, provenga de quien provenga, orientada a plantear debates entre los foristas que alejen la discusión de su sentido original, cual es, la solución de su problema, será recomendable desecharla, pues obviamente no buscará subsanar sus inconvenientes en tanto si plantear discusiones estériles en las que usted pasaría a un cuarto plano.

Ahora bien, usted ha señalado que: "el problema es q el perro no nos hace caso a lo q le decimos y yo creo q es porq sus antiguos dueños lo dejaban el en patio todo el tiempo solo y ellos casi no estaban en la casa"

Usted ha hecho un análisis ya, de la conducta de su ejemplar de pastor alemán, y ha atribuído como factor desencadenante de su comportamiento negativo, a dos causas: La primera, que sus antiguos dueños lo dejaban solo en el patio, y; la segunda, que ellos no estaban casi en casa"

Con el respeto que usted se merece debo decirle que el análisis que hace del comportamiento de su perro se encuentra muy, pero muy alejado de la realidad, siendo la verdad, que tal apreciación de su parte, de no ser revisada, podrá traerle (digo que puede ser o no) serios inconvenientes en el futuro.

La primera cosa que debería usted tener en cuenta, es que su perro, con independencia absoluta de su edad, o de la procedencia del mismo (comprado, regalado, recogido, etc.), no nació con un programa preelaborado de obediencia implantado en su cerebro. El hacer caso, o acatar ordenes, dependen de un proceso de entrenamiento, adiestramiento o, en el peor de los casos, de educación casera. En otras palabras, la obediencia no viene con el perro; esta debe modelarse, y ello depende, no de las órdenes mismas, sino del apropiado posicionamiento jerárquico que usted adquiera frente al perro, como primer requisito para obtenerla, y de la forma correcta en que ese entrenamiento o educación se imparta.

Ello supone el conocimiento de técnicas a nivel profesional, o de una experiencia mínima impartiendo esa educación a ejemplares con los que hallamos vivido anteriormente, y con los que hemos logrado un apreciable grado de obediencia.

De no ser así, si la pretención es que nuestro ejemplar se vuelva obediente y que acate ordenes, necesariamente hay que pensar en la posibilidad del adiestramiento impartido por un profesional.

Pero como puede deducirse de lo de arriba indicado, lo indispensable antes o simultáneamente al trabajo con los ejercicios de obediencia, es que debe trabajarse el asunto del posicionamiento jerárquico. En esto el adiestrador o entrenador canino es la persona indicada para canalizar los ejercicios que le llevarán a posicionarse frente al perro obteniendo así el respeto necesario de su parte para la consecuente obtención de la obediencia.

Estos ejercicios consisten en señales corporales o conductuales por nosotros mismos emitidas, y no como puede estarse pensando, en el maltrato del perro. Ejemplo de tales señales serían, entre otros, el orden en las comidas, la negación de acceso a lugares altos (Sofás, camas, etc.), el orden en el paso en las puertas y escaleras, la aceptación de dominio en el juego por parte del propietario, la dirección de la marcha durante el paseo, etc.

De manera que aún cuando se trate de un perro adulto, si este trabajo no se ha realizado por parte de los anteriores propietarios, no es por que el perro halla vivido en un patio o que se le haya dejado solo. Es por que simplemente no se hizo. Entonces, mal podríamos suponer que el perro está dispuesto a obedecer ordenes si no sabe de que se trata.

Sería casi (es sólo una forma de decirlo), como si recogieramos un niño de la calle, abandonado, de origen desconocido, que ha vivido a merced de la interperie, y que pretendamos que apenas se siente a nuestra mesa, maneje correctamente los cubiertos y se desenvuelva al mismo nivel de educación o modales que nosotros mismos.

Ahora, también debe diferenciarse la obediencia formal de la obediencia de control, que es aquella que permite, que el ejemplar sea capaz de ajustar sus comportamientos en pro de su propia seguridad. Pero en ambos casos, los ejercicios deben ser orientados al posicionamiento de su parte de los niveles alfa de la relación.

Como segundo punto me gustaría dejarle claro que los perros no se conducen bajo la guía de patrones éticos o morales, así que lo de la rebeldía me sugiere una conducta antropomorfista de su parte, la cual debe, al igual que en el caso anterior, ser revisada.

A un perro podemos enseñarle a no comportarse de una determinada manera, sin que ello implique hacerle entender que su actitud es rebelde o mala. Para un perro será bueno matar ratas o cucarachas, mordisquiar las patas de los muebles o destruir las paredes o las puertas. Será tan bueno como perseguir la pelota, o morder un chorizo o mordedero, buscar objetos escondidos o hacer ejercicios de obediencia. Todo depende de nosotros mismos y de la conciencia que adquiramos acerca de que un perro no es un ser humano. Será el mejor de los seres vivos que puede compartir con nosotros gracias a la domesticación de él se hizo hace aproximadamente 15.000 años; será el mejor amigo del hombre, como tanto se ha repetido a lo largo de la historia; será un miembro más de la familia, pero, sin embargo, aún seguirá siendo perro.

Cuando digo esto no lo hago en un sentido peyorativo del término perro, lo digo en el sentido exacto que la proyección de la palabra alcanza.

Entonces, siga los consejos que puedan ayudarle a conseguir una relación, no buena o mejor, sino perfecta, con ese pastor alemán de un año que le han regalado, no lo deje para después, podría ser (digo que podría ser o no) demasiado tarde.

Atentamente,

Alejandro García Piñero
Temas similares
Temas Estadísticas Último mensaje
Bienvenidos los consejos con mi caso
por Hannier  - 09 Ene 2021, 06:53  - en: General
0 Respuestas 
502 Vistas
por Hannier
09 Ene 2021, 06:53