Para los amantes de los perros en general, para tratar todo tipo de temas no comprendidos en los otros foros.
Por wildwolf
#9169777
¡Hola a tod@s!

Estuve muy ocupado estos últimos días, por eso mi tardanza en contestar.

Muchas gracias por todos vuestros comentarios y consejos, los voy a responder, pero antes os voy a contar lo que me sucedió hoy, que... ¡¡tela!!

Justo al lado de mi casa, prácticamente puerta con puerta, hay un chalet familiar, está vallado y tiene 2 perros, uno de presa de raza American Terrier, y un pastor alemán.

Obviamente, los veo todos los días al salir de casa, y nunca dieron ningún problema porque siempre están encerrados dentro del recinto vallado. Eso sí, el Terrier siempre se lanzaba a ladrar como un condenado cada vez que nos veía pasar a mí y a mi perro.

Hoy fui a dar mi paseo diario con mi perro (con un plano mental de los caminos por donde ir donde no hay perros sueltos, ya tiene narices), y justo al pasar al lado del chalet, el terrier se echó a ladrar, como siempre, justo en la esquina de la valla al lado de por donde pasamos, que está a ras de suelo.

Ante mi espanto, mientras ladraba vi que hacía mucha presión con su cuerpo para romper la valla, Y LO LOGRÓ :shock: :shock: :shock:

Saltó la valla, que es de alambre clavado en cemento, y salió el terrier para afuera. Saltó corriendo hacia mi perro, que es un podenco pequeño de 10 kgs (una miniatura a su lado) y pasaba justo a su lado en ese momento, y en cuestión de segundos, se le echó al cuello y le hizo una mordida de presa que no lo soltaba.

Yo no me asusté, tan sólo sentí un montón de adrenalina y sangre fría al ver esto, y sin pensar nada, sólo instintivamente y actuando de forma instantánea, con extrema templanza, cogí al terrier con mis dos manos por el cuello desde la espalda, y lo estrangulé levantándolo en brazos de esta manera con su espalda pegada a mi pecho y apretándole el cuello extremadamente fuerte con mis dos manos con la firme intención de matarlo fuese como fuese, porque sólo me importaba salvar a mi perro en ese momento, y al mismo tiempo que el terrier tenía a mi podenco agarrado del cuello con la boca.

A causa del tremendo agarre que yo le estaba haciendo, el terrier no podía hacer un mordisco más profundo del que estaba haciendo, veía que lo intentaba pero boqueaba haciéndolo, y además le salía sangre por la nariz (si bien esto pudo ser por romper la valla y no por mi acción, o por ambos factores). Mi perro lloraba mucho a causa del mordisco que estaba sufriendo, y entretanto yo me había puesto a gritar "¡¡EHHH, SUÉLTALO, SUÉLTALO, EHHH!!", unos gritos de la hostia, de tal modo que apenas en unos minutos salió afuera el dueño de los perros, vino hacia mí corriendo y le dije que cogiese él al terrier, así lo hizo y gritándole y agarrándole consiguió que soltase a mi perro, entonces vinieron más personas de la casa y se llevaron al terrier a encerrarlo en un sitio seguro.

Al tío no le dije nada, tan sólo le di las gracias por ayudarme y le dije que tuviese cuidado de que no volviese a pasar asegurando bien la valla, y me dijo que lo va a hacer y entre nosotros no quedó el asunto en nada grave. Porque lo vi de lo más colaborativo e interesado en ayudar, se mostró amable y yo también, debido a que ya de antemano hubo siempre cordialidad con esa familia vecina, y también a que sus perros están siempre bien encerrados y este es el primer problema que me dan; si fuesen de los perros que están siempre sueltos por negligencia de los dueños, allí mismo lo hubiese denunciado, pero como no fue el caso y lo vi una buena persona que actuó de forma correcta, no vi conveniente sumar otro mal rollo a mi situación ya de por sí bastante peliaguda en general.

A mi perro no le pasó nada, por mi rápida actuación; eso sí, le quedó el pellejo del cuello más estirado que el de los huevos :? También le vi un poco de sangre en la boca y alguna rascada superficial, pero nada grave.

En lo que a mí respecta, me quedé bastante sorprendido conmigo mismo de haber reaccionado así, y de levantar a un perro tan grande como el pastor alemán (que por cierto apenas dio problemas, un cacho de pan al lado de su compañero) y el doble de musculoso como si nada. Realmente actuaba sin ningún esfuerzo en ese momento, y no me cabe duda de que si no hubiese venido nadie a ayudar y tuviese que terminar matando al terrier por estrangulamiento, lo hubiese hecho sin despeinarme demasiado.

Fue semejante a cuando nos atacó otro perro de presa en otra ocasión (esto lo conté en mi primer post), y lo ahuyenté echando unos gritos descomunales, ahí también me sorprendí de lo que hice cuando terminó la situación, y me pareció sorprendente que yo hubiese gritado de esa manera.

Entre estas experiencias, y el panorama de que está toda esta zona llena de perros sueltos o con potencialidad para escaparse y agredir, estoy empezando a ver la vida de forma diferente, y también a mí mismo y mis capacidades de defenderme de un ataque, ya sea de un perro de presa o de un hombre cualquiera.

Lo siguiente me da mucho más que reflexionar todavía; ayer estuve considerando seriamente empezar de nuevo a hacer artes marciales (practiqué algunas de ellas de forma superficial y espaciada, hace años, y me gustaba y se me daba muy bien), y decidí con total certeza comprometerme a hacerlo. De modo que estuve buscando gimnasios cercanos a donde vivo, donde pueda reanudar esto.

¡¡Y justo hoy, me ocurre lo del terrier!! En la ley no puedo confiar para resolver del todo esta situación, eso lo tengo claro, porque ni llevar armas de autodefensa me permiten; pero eso sí, para que cada cual haga lo que le de la gana dejando a sus perros sueltos por el campo, ahí ni se molestan en aparecer jamás por aquí, por estas tierras solitarias y agrestes. Así que tengo que confiar en mí y en mis recursos, esto lo tengo más que clarísimo, ahora mucho más que antes.

Hubo un karateka muy conocido, que vivía en el campo y se entrenaba pagando a los ganaderos para que le dejasen ir a por sus toros y pelearse con ellos. Les rompía los cuernos, y los estrangulaba, eso cuando no los fulminaba a puñetazos, y se quedaba tan ancho como el que va y gana un combate de boxeo en peso pluma. Después en el ring, como cabe suponer, no había rival humano que le pudiese ganar una pelea.

Aquí lo podéis ver:

https://www.republica.com/republica-ins ... -desnudas/

Lo único que quiero señalar con esto, es que las artes marciales hacen desarrollar capacidades insospechadas del ser humano, y después como se utilicen éstas ya es un asunto de cada cual. A mí me gustan los animales, y si me surge esta idea de aprender artes marciales para defenderme óptimamente de cualquier amenaza, es sólo por puro instinto de autoconservación. Lo que tengo claro es que yo y mi perro somos lo primero. Me da lo mismo tener que defenderme de un perro que de una persona. Y cuando uno aprende a usar su cuerpo como un arma letal, también aprende la responsabilidad de no hacer con él más daño del estrictamente necesario para repeler un ataque.

Así que puedo decir, que he llegado a un punto de inflexión en mi vida con esta experiencia de hoy, sumada a lo que reflexioné ayer.

Y es que hay más; siempre que practicaba artes marciales tenía grandes beneficios a todos los niveles, porque es algo que lo hacía excelente de forma natural y me daba mucha satisfacción hacerlo, además me hacían estar más centrado en mis asuntos, con la mente más clara, más feliz, un largo etc de beneficios. Incluso un ex campeón de boxeo me dijo sinceramente que me vio talento para ese deporte, y que si me lo propusiese podría llegar lejos y ganar dinero con ello, que sólo tenía que centrarme y ser disciplinado.

Así que ahora sí, me voy a centrar en esto, pues para mí toda esta situación está siendo una llamada de atención de la vida, un tirón de orejas para que haga lo que tengo que hacer y que tantos años pospuse, lo cual es tan simple como desarrollar un talento que tengo.

Entretanto, voy a ser de lo más conservador conmigo mismo y con esta situación, y voy a empezar a cambiar de rutas para pasear a mi perro. Al menos, hasta que no tenga ganado un cinturón de buen nivel :roll: Ya estuve moviéndome para encontrar rutas paralelas, lejos de las zonas habitadas y donde no haya perros. Encontré unas cuantas; para acceder a ellas tengo que caminar un buen rato o ir en coche, pero las circunstancias lo exigen así.

Ahora bien, os respondo a vuestros comentarios;

----------------

FLINPIT: En primer lugar, lo del mastín como ya señalé es una opción con pros y también contras; por ejemplo, el hecho de que tenga que pagar para su mínimo adiestramiento (al ser un perro tan grande, lo veo necesario), sumado a que por su tamaño come mucho, más los gastos del veterinario puntuales, que sé por mi podenco que siempre los hay... pues eso ya exige una cantidad de dinero considerable a invertir en él, a corto y largo plazo. Y con mi podenco ya tengo bastante pagándole todo lo que acabo de mencionar. Sería como mantener dos hijos, y con uno ya me tengo que apañar como puedo. Sumado a esto, está la responsabilidad de cuidar otra alma perruna en mi casa, con todo lo que esto conlleva. Esto es, exactamente más de lo mismo respecto a lo anterior.

Ahora bien, es una opción presente si de veras la necesito, y no lo niego, me deja más tranquilo saber que los afables mastines están ahí como otro recurso. Y lo que me llama la atención, es que los califiques de "alfombras con patas que no me pueden seguir el ritmo en los paseos". Porque me informé acerca de la raza mastín, y entendí que son perros enérgicos que requieren mucho ejercicio físico cotidiano (paseos muy largos) para estar sanos. ¿O lo dices sólo por los mastines que son de exposición nada más?

En cuanto a lo de los sprays de laca o cosmética, viendo que los de pimienta están prohibidos: Te comento que pensaba igual que tú hasta hace unos días, y de hecho por eso expuse la cuestión de llevar spray de pimienta o no. Pero la experiencia de hoy, me hizo verlo de forma distinta. Me hizo ver que en el peor de todos los casos, cuando la pelea no se puede evitar porque ya está sucediendo, ahí la preocupación no es ahuyentar al perro agresor sino evitar que mate o dañe gravemente al mío, y a mí mismo incluso.

Y para esto, lo que pienso es que si un perro de presa está mordiendo a mi perro y le rocío la cara con un spray de cosmética, sin duda le molestará y lo cegará temporalmente, pero hacerle soltar a la presa lo dudo, porque la naturaleza que tienen cuando muerden es no soltar les pase lo que les pase, y por eso hasta me quedo pensando, que si estoy en esa situación como la de hoy, y al rociarlo hasta se enfada más y muerde más fieramente y a ciegas... pues vaya movida. :?

Mira, ya tengo tanta inquietud con todo esto, que hasta me quedé pensando que llegado el caso puedo llevar mi navaja en el bolsillo, porque tengo una de las que sirven como sacacorchos, cuchillo pequeño, etc, que son de excursionismo y son perfectamente legales, pero su hoja sin duda puede cortar la tráquea de un perro si la dedico a ello, y vuelvo a decirte, me gustan los animales, y respeto la vida y no haría esto a no ser que no quedase estrictamente más remedio que hacerlo, y aún así lo haría con disgusto. Porque vuelvo a remarcar, mi prioridad absoluta es la integridad mía y de mi perro, así que si me tengo que andar sin sutilezas con un perro que tampoco viene con sutilezas, pues fuera todas las sutilezas entonces.

También tengo un bastón de peregrino bastante largo y grueso, pero lo tengo en la casa de otro pueblo, así que tendría que viajar alli para recogerlo. Para ahuyentar un ataque me podría servir, pero para neutralizarlo si se produce... tiendo a pensar que lo importante es o bien saber defenderse como ya dije, o ir a lo seguro y deshacerse del perro agresor directamente. Porque después de lo que viví hoy, los palos y los sprays se me quedan cortos, sinceramente.

En cuanto a la relatividad del tamaño de los perros, te doy la razón, y es como las personas; yo no tengo experiencias en peleas de perros (porque este es el primer perro que tengo en muchos años, y cuando tuve los anteriores el sitio era infinitamente más tranquilo que este), pero vida de calle sí que tengo un rato, y peleas nocturnas vi bastantes, con armas también. Y conozco que hay personas bajitas e incluso delgadas que sabiendo pelear muy bien, desmontan sin dificultad a personas el doble o el triple de corpulentas. Eso lo vi tantas veces que me aburrí de esa lección.

Una vez vi a un tío bajo, que se lió a manporros con una pandilla de 7 tíos mucho más corpulentos que él, y a todos los desmontó en un plis plas; a puñetazos limpios los tiró a todos al suelo uno tras otro, y adiós problema. Seguro que esos tíos iban mucho al gimnasio; él sin duda invertía el mismo tiempo en aprender artes marciales (como lo que dices de que no importa el tamaño del perro, lo que importa en cambio es el entrenamiento y su carácter ante una dificultad).

Batuno: En parte te respondí indirectamente, al hablar de todo lo anterior ;)

------------

Y seguro que me queda algo en el tintero. Pero por hoy ya escribí mucho.

Resumen de hoy:

1) Me pondré a aprender artes marciales a tope, y me tomaré esto como un mensaje importante que la vida me ha dado, con esa sugerencia detrás.

2) Hasta que la situación no mejore muchísimo, cambiaré de rutas por completo, e iré a hacer mis excursiones en zonas más seguras aunque me queden lejos.

3) Lo de adquirir un segundo perro, queda como una opción en vistas a ser estudiada más ampliamente, viendo que tiene muchos matices, los cuales os animo a desarrollar y debatir.

4) Por lo que pueda pasar, y porque vale más prevenir que curar, me haré con mi palo de peregrino, y me plantearé la conveniencia de llevar conmigo o no mi navaja de pelar naranjas, y aunque esto último no termina de agradarme, pero es que no está el tema para andarme con remilgos.

5) Todavía tengo que ir por por el ayuntamiento a contarles lo que sucede, y si ponen policías a mirar la zona, puede que sea un avance, si bien no lo veo como la solución definitiva, pero como una ayuda sí, en cambio.

Gracias de nuevo; hablar de este tema delicado con vosotros me es útil y me da ánimos de cara a encontrar las soluciones adecuadas, que tan lejanas parecen por momentos, saludos a tod@s de parte mía y de mi podenco :D
Por FLINTPIT
#9169782
Pues me alegro por ti.....yo no he necesitado nunca aprender artes marciales para mandar a un perro por los aires pero si a ti te gustan pues mira.....mejor para ti....
Lo de alfombras con patas va por los de exposición, sí. Sigo preguntándome cómo vas a entrenar a un perro para que sea eficaz peleándose con otros sin caer en la ilegalidad y sin joder a otros perros. El tamaño no importa si el perro es un novato en esas lides, ya te lo digo yo.
Los perros de presa son perros, sueltan como cualquier otro perro. Si les echas spray en la cara soltarán. Repito. Son perros. No extraterrestres inmunes a todo. De todas formas la mejor forma de que un perro ( cualquier perro) suelte una vez está mordiendo es ahorcarlo con una correa. Sueltan sí o sí. Y una vez que sueltan se los separa y ya está.
Llevar navaja es ilegal. Y como te pillen la guardia civil o la local con una ya te darás cuenta. Y te digo una cosa además.... Si por una casualidad mi perro y el tuyo se engancharan y se te ocurre apuñalarlo en mi presencia.....pobre de ti.
Por wildwolf
#9169784
FLINPIT: Gracias ;)

Lo de mandar un perro por los aires sin saber artes marciales, es muy relativo, porque si es un perro de gran envergadura, agresivo, de los que muerden y no sueltan... pues me da que pensar que no está de más saber un mínimo de un estilo de lucha contundente, y técnicas básicas de estrangulamiento como poco, para estar a la altura de ese tipo de perros.

Porque los perros están equipados naturalmente para la lucha cuerpo a cuerpo, en cambio los humanos perdimos esa capacidad al "civilizarnos", y no obstante la podemos recuperar instruyéndonos profundamente en esas disciplinas marciales, que pueden volver el cuerpo humano más poderoso que las mandíbulas de cualquier fiera, o que las cornamentas de cualquier bestia.

Por eso me dio por ahí. Y además se me dan muy bien. De ahí que lo haya tomado como un recordatorio de que haga lo que tengo que hacer, que es recuperar esa habilidad que llevaba tanto tiempo dejando de lado, por pura flojera, y que tantos beneficios me aporta, y no solamente estar mejor preparado en esta situación que tengo ahora con los perros.

También te digo que en parte te doy la razón a lo que has dicho, porque por otro lado está el "genio" natural en cualquier persona, que sale a flote en las situaciones de riesgo, y nos hace sacar fuerza, reflejos, etc, de donde parece que no los hay. Fue lo que experimenté con el último ataque de perro. Me sorprendí mucho de cómo reaccioné. No me imaginaba tener tanta fuerza en las manos, ni templanza para proceder de ese modo, con esa precisión. Y también es por esto que me llama tanto la atención desarrollarme en las artes marciales, ahora más que nunca :)

En cuanto a tu pregunta sobre el entrenamiento: Veamos, es muy sencillo. Yo no hablo de entrenar a un perro para que sea bueno luchando. Lo que propongo es hacerme con un perro de tamaño grande, y que por su misma complexión y naturaleza nos sirva de guardia personal a mí y sobre todo a mi podenco mini, que es un perrito de apenas 10 kgs al cual sobrepasa esta situación, porque está en evidente desventaja con cualquier perro que no sea una miniatura.

Porque por mucho que "no importe el tamaño del perro", no es lo mismo que nos salga a ladrar un perro de tamaño mediano grande a mí y al podenco, que sea la misma situación y yo vaya con un perro igualmente grande que se ponga delante del podenco. Te juro que el podenco me preocupa más que yo mismo en todo esto. Porque él está más indefenso que yo, y además que lo tengo que coger en brazos si hay un ataque y siendo así, si se nos echa el perro encima, a ver cómo lo combato, ¡tengo las manos ocupadas! :? En la última ocasión no tuve tiempo a cogerlo en brazos y casi me muero al ver que el otro se le echaba encima del cuello, y también fue por eso que me salió la tremenda mala hostia que me hizo reaccionar de ese modo tan rápido y eficaz.

Ok, aclarado esto, en cuanto al entrenamiento del posible nuevo amigo; Conozco un veterinario etólogo y entrenador excelente, que además trabaja la educación en positivo, comprende más que bien a los perros y sabe cómo sacar de cada uno lo que se desea de la mejor manera posible. Me ayudó con lo más básico de entenderme con el podenco, y sé lo bueno que es. Así que trabajaría con él, y lo dejaría en sus manos. Sin reparar en gastos. Al perro lo cogería de cachorro, y el objetivo sería ese, tenerlo bien espabilado y consciente de su función de guardián, nada más que eso.

Los perros de estas aldeas no tienen entrenamiento ninguno, literalmente son como alimañas sueltas por el monte, entonces ahí tienen una desventaja frente a un perro de su mismo tamaño o superior y además muy bien entrenado en proteger a su dueño y a su otro amigo perro.

Además, si un perro se echa encima de nuestro perro guardián, ya es un asunto bastante más gestionable que si se echa encima del podenco. Y ahí puedo luchar yo a su lado, con el bastón, con el spray, con lo que sea que termine resolviendo que es lo mejor para llevar como arma defensiva personal y dentro de la legalidad. Como si me da por llevar en el bolsillo un mosquetón del tamaño de mi puño, eso es legal (se venden en ferreterías).

Y es que para perros lo suficientemente peligrosos estimo oportuno no reparar en medios para neutralizar su ataque. Porque mira, aquí somos todos muy buenos, pero a la hora de la verdad, si un perro con capacidad para matarte se te echa encima, y puede desgarrarte la garganta, o desfigurarte la cara, hacerte picadillo, destrozarte igual que un tigre o un león si no reaccionas del modo adecuado, ¿eres tú lo más importante a preservar, o es el perro? Yo en mi caso lo tengo más que claro. Por eso mi inquietud en ver este asunto desde todos los ángulos e ir seleccionando las mejores opciones disponibles para gestionarlo como es debido.

Esto es como el Neolítico, cuando los humanos tenían que convivir con tigres dientes de sable, osos, lobos, todo tipo de fieras, y tenían que saber defenderse y tener los medios adecuados para hacerlo, porque les iba la vida en ello.

En cuanto a que los perros agresivos y/o de presa "no son extraterrestres inmunes a todo" (e insinuando que el tema puede tratarse más a la ligera): el mundo está lleno de noticias de ese tipo de perros aniquilando a personas y a otros perros, entonces cada cual que se tome esa información como vea conveniente, y yo lo que sé y lo que concluyo es que hay fieras sueltas en nuestro entorno, al igual que en la edad de piedra, y que hay que actuar como corresponde. Aprendiendo a pelear, llevando armas legales, o llevando con uno a otros lobos, lo que sea pero si no se toman medidas el asunto puede ser bastante grave "el día menos pensado".

Si por mí fuese, si yo fuese presidente, restringiría a esos perros a usos exclusivos donde fuesen estrictamente necesarios y pudiesen tenerse con todas las garantías de no ser una amenaza para los demás humanos, y por parte de sus dueños en primer lugar, porque ya van varios que me encuentro sueltos por esta zona, o dentro de vallados muy cutres de los que se escapan muy fácilmente, etc.

En cuanto a tu último comentario; verás, si el dueño lleva al perro atado, no hay problema como lo hay si el perro está suelto a su libre albedrío, y además el dueño tiene cierto control sobre su perro, y puede evitar por lo tanto que si se engancha con otro, la situación sea más grave que si el perro fuese suelto.

Nunca tuve ningún problema con perros que pasean atados con sus dueños, en cambio mi dolor de cabeza están siendo los perros dejados sueltos, o que lo tienen fácil para escaparse de sus recintos.

¡Saludos! ;)