Por Nikittaykazan
#9166754
Hola. Hace unas semanas mi siberiano Kazán, de 5 años, empezó a cojear de una pata posterior. Lo llevé al veterinario, le puso dos inyecciones; una para desinflamar y otra para el dolor, según dijo y le recetó glucosamina. Le pregunté cual era el diagnóstico y me contestó que había sufrido una luxación en el fémur. Recomendó suprimiera los paseos unos días para evitar que un posible tirón del arnés le lastimara aún más. Seguí sus indicaciones pero el problema sigue y se ha acentuado al llegar el clima frío. Está demasiado quieto, ya no corre como antes ni quiere jugar cuando lo invita Nikitta, mi otra perrita siberiana. Mi pregunta es ¿Podría ser displasia de cadera y en ese caso, cómo puedo ayudarle? He escuchado que ese problema es común en los Huskys y como radico en una población en la que no hay más veterinarios, acudo a la experiencia de los miembros de este foro. Bienvenidos sus comentarios y consejos.