Por charkos
#8779785
Laura, con todo el cariño del munco he de decirte que no creo que lo del "carrito" sea la solucion.
En una casa, un perro de ese tamaño, arrastrando un carrito, dandose golpes por todos lados... no se yo.

Si lo tienes en un chatel como yo, creo que aun es peor..... ¿Que pasa si el carrito vuelca por culpa de una piedra?....uff. Dificil solucion.

Un abrazo muy grande
Por acpi
#8779786
Encantado de saludaros. No se que habra sido de Duc. Solo quiero aportar mi granito de arena añadiendo mi historia,quizas casi como terapia. Tengo un magnifico pastor aleman de 10 años... y esta semana me temo que voy a tener que dejarlo descansar definitivamente. La displasia y solo eso ha podido con sus ganas y fuerza de vivir. No puedo verlo arrastrandose, jadear para recorrer dos metros. Soy medico y podreis imaginar que estoy acostumbrado a ver sufrimiento humano, mayor que el sufrimiento de mi perro. Pero la indefensión y su cara de no entender el porque esas piernas que lo llevaban donde el queria, ya no responden y se han convertido en un lastre me parte el alma. Esta semana voy a tener el último gesto de generosidad con mi perro y va a consistir en acompañarlo en su adios, e intentare pensar solo en los magnificos 10 años que nos ha dado a toda la familia, aunque se que me va a ser imposible mantenerme entero.
Muchos animos para los que se encuentren en una situación parecida.
Por crismarel
#8779787
muchas gracias por la informacion, llevo toda la mañana buscando por internet esta solución del carrito para mi pastor aleman, tiene 11 años y cada vez esta peor con el tema de su displasia y no tiene ya fuerza en el tren trasero va arrastrando las pezuñas y le sangran. Yo tb estoy muy triste por el futuro próximo de mi Kaiser con lo bonito que es y lo bravo que ha sido siempre y ahora el pobre esta que no se puede ni mover, ayer cuando le saque se tumbo en medio de la calle y ya no queria caminar mas, tuve que ir por el coche y llevarlo a casa en el coche, en fin un abrazo a todas las personas que adoran a los animales. ¡muchisimas gracias!
Por Giyana0
#8779788
Hola Sergio, me llamó mucho la atención tu caso, porque el mio es similar, tengo una Boxer de 9 años, se llama Tequila y tiene displasia de cadera. El problema empezó con una simple cojera en su patita izquierda derecha que se fue agravando día con día asi que la llevamos al veterinario y le recetaron condroprotectores y vitaminas, para la regeneración del cartílago y analgesicos para el dolor.

Ya pasaron tres semanas y hoy ya casi no puede caminar, con mucho trabajo avanza 2 o 3 metros, se cansa y se acuesta.

Teki (como la llamamos en casa) es más que una mascota, realmente es parte de la familia y esa es la razón por la que te escribo, me la he pasado todo el día buscando otros tratamientos para ella, pero todos se basan en lo mismo que le estoy dando a Teki, pero no he visto mejoria.

Y como dices que Duc ya esta mejor (afortunadamente) pues quiero saber que tratamento le diste o que me aconsejas para mejorar la calidad de vida de Teki.

Muchos saludos para ti y Duc.

Mis mejores deseos y Gracias.
Por Sucko
#8779789
Hola Jose Ramirez:
El día 16 de mayo de 2012 tuve que acompañar a mi precioso perro a su última visita al veterinario. Pastor alemán de 11 años que ha sufrido una degeneración brutal por ponerse de pie constantemente.
Ha sido a día de hoy la decisión más difilcil que he tomado en mi vida, pero aún con lagrimas en los ojos, te diré que la más acertada.
Creo que sería peor para el que lo hubiese aguantado más tiempo por abrazar una esperanza sin sentido de una posible recuperación.
Lo que no paro de repetirme es que en la naturaleza, un perro enfermo ya habría perecido.
Pero no encuentro consuelo en esa idea, consigo a duras penas no llorar por los rincones por haber despedido a mi compañero y amigo.
Cuando he leido la historia de Duc, he soñado con volver a pasear a Suko, pero tu mensaje me ha devuelto el mejor de los recuerdos:
Los 11 maravillosos e irrepetibles años que ha pasado con el y con el resto de la familia.
Sólo quiero transmitiros que es lo mejor para ellos y que hemos de quedarnos con los años desinteresados que nos han regalado, todos y cada uno de ellos.
Un abrazo a todos
Por RALSGUNDY
#9163872
Sergio, siendome grato saludar y habiendo leido lo de 'Duc', te comentare que me encuentro en una situacion similar. Nuestra hija canina e integrante de nuestra familia, es 'Kinka', una perrita Schnauzer standar sal y pimienta de ya 13 annos y medio de edad.
Sufre de displasia de cadera, y ya camina con dificultad, de hecho ya cojea incluso de sus patitas delanteras, llora muchisimo y hay dia que no se levanta (imagino que debido al dolor).
En este momentos, nos vemos enfrentados al mismo dilema, de terminar con su sufrimiento de una o dejar que viva con este sufrimiento hasta sus ultimos dias, sin poder dimensionar ni experimentar el dolor que debe sufrir.
Sea cual sea, la desicion a tomar, es una certeza que es un integrante de nuestra familia que esta sufriendo mucho, y que a pesar de su estado, aun asi con su mirada nos demuestra que nos ama incondicionalmente!!, y que lo hara hasta el fin de sus dias!!.
Quedo atento a sus comentarios.
No solo cuiden a sus mascotas, sino que 'Amen' a todos los integrantes de su familia!!!....incluyendolos a ellos, nuestras mascotas!!
Un abrazo
Por Marisa4
#9163877
He leído sobre el caso de Sergio y aunque ya han pasado algunos años, lo siento mucho. Este año he pasado por lo mismo. Mi perra era una pastor Alemán de 11 años cuando finalmente falleció por eutanasia. Yo no estaba de acuerdo, pero me convencieron porque mi perra sufría mucho.
Ya con 3 años le operaron el útero y con 7 años por culpa de la displasia que sufría, le hicieron otra intervención quirúrgica de urgencia en SURVET http://www.urgenciesveterinaries.com/index.php/que-ofrecemos/urgencias/hospital-veterinario-24-horas?lang=es que nos atendieron muy bien, y la operación y recuperación posterior fue todo un éxito. Aunque ya nos dijeron que con los años quizá volvería a pasarle ya que no es algo que se recupere al 100%
Finalmente, con 11 años ya cojeaba tanto que no podía ni dar un paso la pobre. Mi madre la llevó al veterinario que ya le dijo que no se podía hacer nada, y que estaba sufriendo mucho. Se pasa muy mal porque son muchos años de su compañía. Y sabemos que hacemos todo lo que podemos por ellos. Un abrazo para todos.
Por bleuparis1
#9164597
Hola a Sergio, leí su difícil encrucijada de hace años con su perro y la difícil decisión que hay que tomar.

Hoy 27 de enero de 2017 hace 5 días tuve que tomar esa difícil decisión con mi perro: Gran Señor. Gran Señor era un hermoso perro Labrador. Literalmente se me atravesó en mi vida. Un día al salir de mi trabajo, se atravesó en mi camino. Un señorial labrador de entre 9 au 12 años. Seguramente se le perdió a una muy buena familia porque Gran Señor tenía un porte y un señorio extraordinario. cuando lo vi me llamo de inmediato la atención su cadera caída y sus patas traseras que a penas le respondían para caminar. El veterinario que lo atendió me informó que su estado podría explicarse por un accidente de auto (algún coche lo atropelló?) o por una displasía severa. Pensamos que se le perdió a una gran familia y cuando se cruzó en mi vida, el veterinario calcula que pudo vivir en la calle perdido, entre 4 o seis meses.

Soy soltera y trabajo demasiado. Nunca antes había tenido un perro pero no pude dejarlo en la calle, a su edad y en ese estado. Lo adopté el 18 de junio de 2016. Un entrenador de perros me ayudó a atenderlo, por mi trabajo me era imposible acompañarlo a sus salidas diarias. Me encariñé tanto que renuncié a mi trabajo y busqué otro para poder ocuparme de Gran Señor. A pesar de todos mis cuidados, su estado se deterioró rápidamente en mi compañía. Vivo cerca de la montaña y mi domicilio es frío. El frió lo afectó muchísimo. Caminaba 100 metros y se sentaba de inmediato. Un pequeño paseo de una calle significaba más de cinco paradas. El veterinario ordenó ponerlo en dieta. Le daba poca comida y poco a poco su apetito también disminuyó. Pero a pesar de todas esas dificultades, tenía algunos días mejores.

Finalmente, y después de consultarlo mucho (con al menos 4 veterinarios distintos), tuve que tomar la decisión de dejarlo partir. No estaba preparada y estoy mu acongojada. Me ofreció su confianza hasta el último momento, siempre me ofrecía su compañía y yo la mía. El veterinario cumplió con todo el protocolo y su partida fue totalmente digna. Pero me pregunto si hubiese podido acompañarlo más. Consideré en hacerle un coche para adaptarlo en su cintura y ahorrarle el esfuerzo impresionante que hacía para caminar 100 metros. Podía haber sido un medio para ahorrarle el dolor que seguro tenía en esa cadera que lo obligaba a estar acostado casi todo el día.

Y luego, la duda siempre la duda me acompañó: era lo mejor? el coche le podía ayudar a disminuir el dolor que seguramente era permanente? depender de un coche le ayudaba a mejor su calidad de vida??. No sé. Mi razón me dice que ayudarle a partir era la mejor decisión. Mi corazón me dice que hubiese podido intentarlo más. Sin embargo, uno de los veterinarios que consulté dijo que, mi decisión fue un acto de amor y que había sido herramienta de vida para Gran Señor. A pesar de ello, su partida ha sido muy dolorosa. Otro veterinario al verme tan acongojada me compartió que seguramente Gran Señor me había elegido para que le ayudará a cerrar con dignidad y con mucho amor su vida.

Así fue, lo quise con todo mi corazón y le ofrecí lo mejores cuidados. Ahora ya no está y sigo acongojada. Solo quería compartir esta experiencia de vida, finalmente ayudé a Gran Señor, le ofrecí los mejores cuidados y mucho amor. Tal vez el veterinario tenía razón: Gran Señor me escogió para que lo ayudará a partir con amor.

Este testimonio también es una manera de compartir todas las consideraciones que significa tomar esta dolorosa decisión.