menu
Compartir

Cuántos días se deja montar una perra

 
Por Equipo editorial de TodoPerros. Actualizado: 23 enero 2024
Cuántos días se deja montar una perra

La fase del ciclo reproductivo en las perras se divide en varios momentos clave. Inicialmente, la hembra atrae a los machos pero no permite la monta; durante este período, se observa hinchazón y sangrado en la vulva. Luego, aproximadamente a los 9 o 10 días, la vulva se vuelve más suave y el sangrado puede disminuir o detenerse, indicando la receptividad de la hembra al macho. Sin embargo, este lapso puede variar ampliamente entre diferentes perras, algunas mostrando receptividad antes o después.

Para determinar el momento óptimo, se sugiere juntar al macho con la hembra aproximadamente una semana después de los signos iniciales. Se emplean trucos como observar el comportamiento de la hembra o pasar la mano sobre su lomo para verificar su disposición. Se recomienda separar a los perros después de la monta inicial y volver a juntarlos durante unos cinco días, con montas separadas por menos de 24 horas.

Es esencial estar atentos para evitar daños a los perros durante el apareamiento por ello, en el siguiente artículo de TodoPerros vamos a detallar cuántos días se deja montar una perra.

El ciclo y fases reproductivo en perras

El ciclo reproductivo en perras, también conocido como ciclo estral o celo, es un proceso complejo que se desarrolla a lo largo de varias etapas distintas. Esta secuencia cíclica es fundamental para determinar el momento óptimo de la reproducción y la monta:

  • Proestro: es la fase inicial del ciclo, caracterizada por cambios hormonales que preparan el cuerpo de la hembra para la reproducción. Aquí, se pueden observar signos como hinchazón de la vulva, sangrado vaginal y aumento del interés de la hembra por los machos. Sin embargo, durante esta etapa, la perra no permite la monta.
  • Estro: esta fase es donde la hembra se vuelve receptiva a la monta. Después de aproximadamente 9 a 10 días desde el inicio del proestro, la vulva de la perra se vuelve más blanda y el sangrado puede disminuir o detenerse. Es durante este periodo que la hembra aceptará al macho para el apareamiento. Es esencial estar atentos a las señales de la perra, ya que la duración de esta fase puede variar ampliamente entre individuos, algunas mostrando receptividad antes o después de estos días.
  • Diestro: es la fase final del ciclo, en la que la hembra deja de aceptar al macho. La vulva vuelve a su tamaño normal y la receptividad disminuye. Esta etapa puede durar alrededor de 3 a 5 días después del estro.
  • Anestro: es la fase inactiva del ciclo reproductivo. Durante este tiempo, la perra no está receptiva a la monta y no muestra signos evidentes de celo. Puede durar varios meses y es un período de descanso entre ciclos reproductivos.

Es importante destacar que estos períodos pueden variar en duración y manifestación en cada perra, lo que hace crucial observar cuidadosamente los signos individuales de cada animal para determinar el momento más adecuado para la monta. La comprensión del ciclo reproductivo en las perras es esencial para asegurar una reproducción exitosa y saludable.

Cuándo es el momento adecuado para la monta

Determinar el momento adecuado para la monta en una perra es crucial para el éxito de la reproducción. Identificar este momento óptimo implica comprender y reconocer los signos específicos del ciclo estral de cada hembra. Aunque existen patrones generales, cada animal puede tener variaciones en la duración y la manifestación de las fases del ciclo.

El momento más propicio para la monta se encuentra típicamente durante el estro, la fase en la que la perra está receptiva al macho. Esta etapa se caracteriza por cambios en la consistencia de la vulva y la disminución o cese del sangrado. Sin embargo, determinar con precisión este periodo puede ser desafiante, ya que la duración varía de una perra a otra.

Para identificar el momento exacto, se sugiere observar el comportamiento de la hembra y la interacción con el macho. Signos como el acercamiento y aceptación activa del macho, levantar el lomo al pasar la mano sobre él o presentar el trasero al macho son indicativos de receptividad. Sin embargo, algunos criadores prefieren reunir a los perros a intervalos regulares durante el estro para asegurar que la monta ocurra durante la ventana fértil.

En resumen, el momento adecuado para la monta se sitúa generalmente durante el estro, pero la observación cuidadosa de los signos individuales de la perra es fundamental para garantizar el éxito de la reproducción.

Cuántos días se deja montar una perra - Cuándo es el momento adecuado para la monta

Cuántos días se deja una perra montar

El período de monta en una perra varía y depende principalmente de su fase en el ciclo reproductivo. La fase ideal para la monta es el "estro", cuando la perra está receptiva. Esta fase puede durar entre 5 y 9 días en promedio, aunque puede variar según la hembra.

En general, se sugiere realizar la monta durante varios días dentro de este período receptivo para aumentar las posibilidades de fecundación. Las montas deben tener un intervalo de menos de 24 horas entre ellas para mejorar las probabilidades de éxito.

Es importante destacar que, aunque la perra esté receptiva durante el estro, no siempre significa que se deba permitir la monta durante todos los días de esta fase. Observar el comportamiento de la hembra y la respuesta del macho puede ayudar a determinar la ventana de tiempo más adecuada para la monta. Además, se deben tomar precauciones para evitar lesiones o estrés excesivo en los animales durante este proceso.

En resumen, la perra puede permitir la monta durante varios días dentro de su fase receptiva, pero es esencial observar y considerar los signos individuales de cada animal para determinar la duración precisa y el momento óptimo para la reproducción.

Riesgos asociados con una monta inadecuada

Una monta inadecuada puede acarrear diversos riesgos tanto para la perra como para el macho involucrado. Algunos de los riesgos más comunes incluyen:

  • Lesiones físicas: durante la monta, especialmente si no es realizada correctamente, existe el riesgo de lesiones en la perra o el macho. Esto puede incluir heridas en la zona genital, estrés excesivo en las extremidades, o incluso agresión si alguno de los animales se siente incómodo o amenazado.
  • Problemas de salud: si la perra no está en condiciones óptimas de salud para la monta (por ejemplo, problemas ginecológicos, infecciones, etc.), el proceso puede agravar estas condiciones o causar malestar adicional.
  • Problemas reproductivos: una monta inadecuada puede llevar a una fecundación insuficiente o fallida, lo que resulta en una gestación no exitosa o en una menor tasa de éxito en la reproducción. Esto puede ser costoso y desalentador para los criadores.
  • Riesgo de transmisión de enfermedades: si alguno de los animales tiene enfermedades transmisibles, existe el riesgo de propagar estas enfermedades durante el proceso de apareamiento.
  • Trauma emocional: un encuentro inadecuado puede generar un trauma emocional en los animales, llevando a problemas de comportamiento en el futuro y reduciendo su disposición para futuras montas.

Por estos motivos, es esencial asegurarse de que la monta se realice de manera responsable y segura. Esto implica tener en cuenta la salud y el bienestar de ambos animales, seleccionar cuidadosamente el momento adecuado dentro del ciclo reproductivo de la hembra, supervisar la interacción entre los perros y, en caso de duda, buscar la orientación de un veterinario o un experto en reproducción canina.

Alternativas a la monta natural: inseminación artificial

La inseminación artificial (IA) es una alternativa a la monta natural que se utiliza comúnmente en la reproducción canina. Consiste en introducir el esperma en el tracto reproductivo de la hembra de manera artificial, sin la necesidad de la monta entre los perros. Algunas de las razones por las cuales se elige la inseminación artificial incluyen:

  • Fertilidad garantizada: permite utilizar esperma de alta calidad y fresco, lo que puede incrementar las posibilidades de fecundación.
  • Prevención de enfermedades o lesiones: se evitan los riesgos de lesiones o enfermedades que podrían ocurrir durante la monta natural, especialmente si alguno de los perros tiene problemas de salud o se desea evitar la transmisión de enfermedades.
  • Control del proceso reproductivo: la IA permite un control más preciso del momento de la inseminación, lo que puede ser útil en casos de ciclos irregulares en las perras o para sincronizar la reproducción con el horario del criador.
  • Facilidad en la logística: en algunos casos, puede ser más práctico y conveniente utilizar la IA en comparación con coordinar la monta entre dos perros.


La inseminación artificial ofrece flexibilidad al usar esperma fresco, refrigerado o congelado. Requiere experticia para asegurar la manipulación y fertilización adecuada, aunque no garantiza siempre el éxito reproductivo.

Este artículo es meramente informativo, en TodoPerros.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuántos días se deja montar una perra, te recomendamos que entres en nuestra sección de Celo.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Cuántos días se deja montar una perra
1 de 2
Cuántos días se deja montar una perra

Volver arriba